domingo, 5 de agosto de 2018

Contra el bochorno… la noche de Ademuz

+ TURIA | El Rincón registró la mínima nocturna este viernes con 13.5º | En las comarcas del litoral los termómetros no bajaron de los 25º
La ola de calor que derrite a la Comunitat Valenciana incidió especialmente ayer en las comarcas de interior, que son las que registraron las cifras más altas en los mercurios, aunque con valores más bajos que la jornada anterior.
Jalance alcanzó los 38,7 grados, superando en casi un grado la temperatura máxima prevista por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que decretó que no había riesgo por altas temperaturas al desactivar la alerta amarilla vigente hasta la fecha en gran parte del territorio valenciano. En València el mercurio apuntó un grado más respecto al día anterior.

Las últimas horas del día fueron especialmente cálidas y con una fuerte sensación de bochorno, cumpliendo con la previsión de noches tropicales, con mínimas que no bajaron de los 25 grados con viento del oeste y humedad no muy alta en el litoral de València y Castelló. Esta brisa proporcionó confort térmico ya entrada la madrugada pese a las mínimas tan altas. Los ademuceros y vilafranquinos gozaron de la noche más fresca: 13,5 grados en Ademuz y 14,1 en Vilafranca.
El cielo se mantuvo poco nuboso durante toda la jornada de ayer y sin precipitaciones.
Para hoy, se prevén temperaturas que oscilen entre los 37 grados de máxima y 26 de mínima en València y la activación, después de un día de tregua, de la alerta amarilla por riesgo de temperaturas máximas. Según el pronóstico de Aemet, las temperaturas nocturnas podrían alcanzar valores significativos altos como en jornadas anteriores. El viento soplará con componente del este, mientras que el cielo estará nuboso desde mediodía y la probabilidad de precipitación será alta a partir de esa hora, especialmente en Castelló. La humedad relativa podría alcanzar el 70 % a partir de las seis de la tarde.
Estas elevadas temperaturas también afectan al mar. Según la Agencia Estatal de Meteorología, la superficie del agua presenta valores estimados superiores a los 28 grados. Por lo que respecta a las zonas forestales, las masas forestales se encuentran extremadamente secas a causa del estrés hídrico, que sumado a la ola de calor actual, intensifica el riesgo de incendios. Por ello, y después del incendio en Utiel hace un par de días, la Conselleria de Medio Ambiente anunció ayer que iba a iniciar tareas de vigilancia de la humedad como medida de prevención. | LEVANTE-EMV |
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario