jueves, 2 de agosto de 2018

Arranca la II campaña por los ‘Buenos Usos del Agua’ de Turia Verd


+ TURIA | Bugarra y Gestalgar acogerán este fin de semana las actividades del grupo ecologista para un desarrollo sostenible de los parajes naturales serranos
“Vivo en la Serranía; soy una de tantos de los que salimos de ella arrastrados por la inercia de un engañoso desarrollo, y aunque hace ya años que estoy de vuelta aún no la he paseado entera. A veces no hace falta haberse ido para tener que volver a habitar en los sitios. Cuando hemos vivido con valores alterados necesitamos de una mirada honda para reordenarlos”

Iván Illich, un polémico pensador austriaco del siglo pasado, decía que: «Habitar es un arte. Únicamente los seres humanos aprenden a habitar». -En esto último disiento un poco-. Él hablaba del «equilibrio múltiple»; y recordaba que la vida humana sólo se da en una situación de equilibrio de numerosas facetas y dimensiones. Decía que habitar un territorio es reconocerlo y recorrerlo, viajarlo, moverse y desplazarse, pero también demorarse en él y sobre él. Perder el tiempo, calentarse al sol. Que habitar un territorio es convivirlo. Construir y ser consciente «del espacio vital y la limitación temporal» Habitar un territorio es entenderlo y eso implica tanto aprender como desaprender. Valorar los ciclos, las estaciones, el tiempo que lo recorre. Perseguir la proporcionalidad frente a la desmesura y el despilfarro.
Esos humanos que, según Illich, somos capaces de aprender a habitar, hemos demostrado lamentablemente la capacidad que tenemos de transformar nuestro entorno natural: entretenimientos absurdos y obsesivos, derroche, contaminación, incendios provocados,… Lo peor: esa penosa actitud que se esconde detrás, ese desequilibrio…
Una de las conclusiones más alarmantes de los trabajos que los grupos de Túria Verd desarrollaron el año pasado fue: la gran cantidad de gente que encontraron “consumiendo” el entorno sin sentirse parte de él.
“Mientras no seamos conscientes de que somos Naturaleza y que descuidarla es dejarnos enfermar estaremos en peligro. Estoy convencida de que o cambiamos de actitud o perdemos la guerra. La Tierra se abre camino, siempre lo ha hecho. Durante cientos de miles de años ha salido adelante, nosotros no, nosotros somos una minucia en su biografía, estamos a un paso de convertirnos en una línea más en su catálogo de especies extintas”
Una vez asumida esa conciencia cave el siguiente paso: HACER. Redirigir la insatisfacción, la precipitación, el ansia,… no interferir, economizar recursos,… ser habitantes de entornos habitables.
Educarnos en el respeto a la tierra dejará algo tanto o más importante como eso de dejar un planeta mejor para nuestros hijos y es el hecho, alguien lo dijo, de que lo verdaderamente importante es dejar mejores hijos para el futuro de nuestro planeta.
En esa dirección han trabajado los grupos que integran Túria Verd: en volver a habitar en los sitios, en ayudarnos a establecer prioridades, en regresar al Turia aunque nunca nos hayamos ido. Con proyecciones, talleres, conferencias, juegos,… nos han acompañado a que esa capacidad que tenemos de transformar nuestro entorno sea, después de todo, la menos nociva.
Y en esa dirección vuelven a hacerlo ésta temporada. Arranca la II campaña por los “Buenos Usos del Agua”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario