jueves, 23 de agosto de 2018

ACS pone a la venta las autovías que explota en España por 500 millones

+ TURIA | Entre los tramos afectados se encuentra la Autovía del Camp del Turia CV-50
ACS ha puesto a la venta sus autovías de peaje en sombra que explota en España a través de su filial Iridium. Se denomina peaje en sombra cuando no se cobra directamente al usuario por la utilización de la vía y el cargo se le hace a la Administración, de modo que se financia con los impuestos.

El grupo que preside Florentino Pérez ha iniciado los trámites para buscar asesores para el proceso, que prevé lanzar a la vuelta del verano, según explican diversas fuentes financieras. La operación se estima en un importe superior a los 500 millones de euros. Con ello, la multinacional española obtendría fondos para amortiguar el desembolso realizado para comprar Abertis. Desde ACS no hicieron ningún comentario.
Iridium gestiona en España un total de nueve autovías de peaje en sombra. Bajo este modelo la empresa construye y financia la carretera y la Administración paga anualmente un canon en función del tráfico y la disponibilidad. De esta forma, los usuarios no pagan directamente, sino que se costean vía impuestos.
Los nueve peajes en sombra que gestiona la filial de ACS suman una longitud de más de 360 kilómetros de autovía y acumulan un volumen de inversión conjunto superior a los 1.530 millones de euros, de acuerdo con los datos recogidos por la compañía. Se trata de la A-308 Iznalloz-Darro, en Andalucía; la A21- Autovía del Pirineo (Navarra), la Autovía de la Mancha (Castilla-La Mancha), la Autovía de los Pinares (Castilla y León), la Autovía del Camp del Turia CV-50 (Comunidad Valenciana), la Autovía Medinaceli-Calatayud, que discurre por Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón, la Autovía AG-56 Santiago Briónel (Galicia), y el Eje Diagonal y la Autovía C-14 Reus-Alcover, ambas en Cataluña. Estas dos últimas son titularidad de la Generalitat de Cataluña, mientras que las siete primeras lo son del Estado. Son contratos, todos ellos, con una larga vida de concesión. No en vano, el primer vencimiento está fijado en el año 2026.
Al margen de la operación quedaría la concesión de mantenimiento y explotación de la M-30. Hasta hace unos meses, ACS también participaba en la gestión de cuatro de las nueve autopistas quebradas en España: las radiales 2, 3 y 5 y la Circunvalación de Alicante. Salvo en la A-308 Iznalloz-Darro, Iridium cuenta con participaciones mayoritarias en todas las autovías españolas. El proceso arrancará en las próximas semanas. Los detalles de la operación, no obstante, aún no han sido completamente definidos. Según explican fuentes conocedoras, sobre la mesa existen dos posibilidades: una venta parcial que dé entrada a un fondo de inversión de manera que Iridium mantendría la gestión y la desinversión total.
En este último escenario emerge el acuerdo suscrito entre ACS -y su filial alemana Hochtief- con la italiana Atlantia para tomar el control de Abertis, el mayor grupo de concesiones de España. En virtud del mismo, tanto Atlantia como Abertis tendrán una opción de primera oferta sobre aquellas autopistas de peaje que ACS decida vender, como ocurre ahora con las autovías españolas. No obstante, su actividad se centra en peajes directos.
Los fondos que obtenga con esta desinversión servirán para rebajar la factura por la adquisición de Abertis. La oferta pública de adquisición (opa) de Hochtief valoró el grupo en 18.183 millones. Para ACS, el desembolso efectivo total se limita al entorno de los 6.000 millones.
Abertis ya ha vendido el 34% de Cellnex y prevé desprenderse también de Hispasat por 1.000 millones. Estas ventas abaratarán igualmente el coste de la operación. Además, ACS tiene en marcha otras operaciones, como el traspaso de Bow Power, la firma de activos energéticos fruto de la alianza estratégica entre la española y GIP. Como adelantó elEconomista, Brookfield está interesado en la empresa, cuya valoración se estima en una horquilla de entre 500 y 700 millones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario