miércoles, 27 de junio de 2018

Una investigación que dará luz a los enigmas del Castillo de Vilamarxant


+ TURIA | Ayer el equipo de investigación de la Universitat de València que está realizando las prospecciones arqueológicas en la plaza informó a los vecinos de sus actuaciones
Ayer más de 50 vecinos de Vilamarxant recibieron información detallada sobre las prospecciones arqueológicas que están haciéndose en la plaza del Castillo y calles adyacentes. Fue en una sesión informativa y de participación en la que estuvo presente el equipo de la Universitat de València que está llevando a cabo estos trabajos desde hace una semana. También acudió el alcalde de Vilamarxant, Jesús Montesinos, y diferentes representantes municipales.


La charla estuvo organizada por la Concejalía de Participación Ciudadana del Ayuntamiento y tuvo lugar en la Casa de la Cultura. Allí se trasladó al vecindario los primeros resultados de las prospecciones y se les dio una previsión sobre la continuación de estas actuaciones, que estarán en marcha entre un mes y mes y medio. A pesar de esto, los trabajos que han necesitado de la intervención de máquinas para picar finalizarán hoy con lo cual, según explicaban los responsables, se reducirán las molestias para los vecinos y vecinas.
El acto estuvo conducido por Esther Alba, profesora de Historia del Arte y coordinadora de todo el grupo que está formado por arqueólogos, investigadores de historia islámica y medieval, expertos en construcciones históricas y personal encargado de consultar archivos de la época.
Así enumeró a Josep Montesinos, decano de la facultad; al profesor Ferran Esquilache, miembro del grupo de divulgación ARCA, que es el encargado de averiguar la historia de las acequias, huertos y alquerías de nuestros antepasados; Josep Torró, profesor de historia medieval; Sandra Bernabeu, documentalista que está buscando información sobre el pueblo y el Castillo en los documentos de la Corona de Aragón, en Valencia, en los mismos archivos que tenemos en Vilamarxant e incluso en Toledo; Jaume Coll, especialista en cerámica y director del Museo Nacional de Cerámica “González Martí”; David Vizcaíno y Pau Armengol, el equipo arqueólogo encargado de guiar las pequeñas excavaciones que están haciéndose en la plaza, y José Luís Jiménez, catedrático en arqueología.
La profesora destacó el interés universitario por conocer los hechos históricos que esconden las murallas y la torre de nuestro Castillo, lo que será de gran ayuda para reconstruir nuestra historia. También pidió la colaboración de todos los vecinos y vecinas puesto que “sus relatos, recuerdos y fotos cotidianas nos pueden ayudar muchísimo”; a la vez que reconoció la tarea de todas las personas que han habitado esta zona del casco antiguo de Vilamarxant. “Ha habido épocas en las que en todos los rincones de nuestro país el patrimonio no recibió el tratamiento ni la importancia que merecía, así que vuestra ayuda manteniendo la torre y parte de las murallas del Castillo de Vilamarxant es fundamental para los investigadores que hoy estamos aquí y, por lo tanto, para toda la población”, remarcaba.
También afirmó que “ningún vecino o vecina tiene que estar intranquilo por nuestra presencia. Nuestro trabajo consiste en descubrir, catalogar y recabar todos los datos posibles y volver a tapar las pequeñas excavaciones que estamos haciendo en la plaza, porque tan importante es la historia de hace 7 siglos como la historia viva actual de nuestros pueblos y ciudades”.
Esther Alba recalcó la importancia de tener en nuestro municipio un elemento patrimonial como este Castillo que, según explicaba, “tiene la categoría de BIC; un monumento nacional que cuenta con la máxima protección".
La investigación está aportando resultados positivos
El arqueólogo David Vizcaíno explicó que, hasta ahora, hay tres sondeos abiertos, dos de los cuales ya han dado resultados positivos.
En ellos se han encontrado estructuras de estratos y medievales, junto a elementos arqueológicos y cerámicos.
La intención es que los trabajos permitan, entre otros descubrimientos históricos, averiguar cuál era la conexión entre la plaza del Castillo y la de la Iglesia donde, supuestamente, se habría asentado una mezquita islámica; así como saber como se accedía de una zona a otra para conocer mejor la arquitectura originaria del municipio.
Para hacer partícipe de estas actuaciones no tan solo al vecindario de la zona, sino a toda la población, el grupo de investigadores y el Ayuntamiento de Vilamarxant organizarán en las próximas semanas unas jornadas abiertas donde se podrá ver la evolución de los trabajos y, entre todas y todos, tejer poco a poco los orígenes de Vilamarxant.
Un pueblo que podría haber estado formado por pequeñas alquerías
Por su parte, el profesor Ferran Esquilache explicó que todo indica que este Castillo es el típico castillo valenciano de la época andalusí o islámica. Se trataría de una construcción elevada rodeada por murallas. Su finalidad era únicamente proteger a la población en momentos de ataques y de peligros. “Por eso su arquitectura no es tan espectacular como la de los castillos señoriales que podemos ver en cualquier país de Centroeuropa”, explicaba. “Después de la conquista de Jaume I, el rey vendió muchas de estas fortificaciones a señores de la época y fue cuando se construyeron las torres que aparecen en muchos de ellos, a partir del siglo XIII”, continuaba.
Para investigar mejor estas circunstancias en Vilamarxant, Ferran Esquilache está analizando la huerta y el sistema de regadío originario de nuestra localidad. A pesar de que todavía no ha concluido su trabajo, las investigaciones apuntan que el área de Vilamarxant antes de la Conquista no tenía una población unificada, sino que estaría segregada en 3 o 4 pequeñas alquerías y que, probablemente, en lo alto de todas ellas se encontraba el Castillo; situación muy parecida a la de otros municipios de nuestros alrededores, como por ejemplo, Riba-roja de Túria.
La historia continúa
El equipo investigador también resolvió preguntas y dudas de las personas asistentes y recalcó que su trabajo no afectará en ningún caso la vida de los vecinos y vecinas de la plaza del Castillo.
Además, el alcalde de Vilamarxant, Jesús Montesinos, también incidió en que “el vecindario puede estar tranquilo porque las actuaciones programadas solo cambiarán una cosa: que a partir de ahora conoceremos mejor nuestro patrimonio colectivo y nuestra historia”. El alcalde destacó que “una vez se tengan estos primeros resultados, desde la administración tenemos que continuar trabajando para mantener vivo este patrimonio y ponerlo en valor en un futuro”.
Jesús Montesinos también recordó que si alguna casa sufre cualquier tipo de desperfecto por los trabajos, hace falta que se ponga en conocimiento del Ayuntamiento que hará las comprobaciones pertinentes y, si procede, repararía cualquier posible daño ocasionado por las prospecciones
Finalmente, informó que el Ayuntamiento ha pedido una subvención a la Generalitat para proteger la torre del Castillo. El consistorio espera recibir esta ayuda pero, en caso de que no fuera así, llevaría adelante esta actuación con sus propios medios.
Recordamos que este proyecto fue la propuesta elegida por los vecinos y vecinas de Vilamarxant en los Presupuestos Participativos de 2016 y que su consignación económica estuvo aprobada en el Presupuesto municipal del año pasado.




No hay comentarios:

Publicar un comentario