miércoles, 20 de junio de 2018

Medio Ambiente destina más de 440.000 euros al tratamiento de la vegetación en zonas de interfaz urbano forestal


+ TURIA | La Conselleria está llevando a cabo actuaciones en 42 núcleos urbanos enclavados o colindantes con terreno forestal gestionado por la Generalitat en las tres provincias de la Comunitat Valenciana
La Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural destina, en el marco de la campaña contra incendios forestales,'Stop al Foc', un total de 442.486 euros para el tratamiento de la vegetación de zonas de interfaz urbano forestal.

El secretario autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático, Fran Quesada, acompañado del diputado provincial de Medio Ambiente, Josep Bort, y del alcalde de Gilet, Salvador Costa, ha visitado las obras de prevención de incendios forestales en la interfaz urbano forestal de urbanizaciones del municipio de Gilet.
La Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente está llevando a cabo este tipo de actuaciones en 42 núcleos urbanos enclavados o colindantes con terreno forestal gestionado por la Generalitat en las tres provincias de la Comunitat Valenciana. Las provincias de Castellón y Valencia cuentan con un presupuesto de 201.054 euros. Se está actuando en un núcleo de población y 1,071 héctareas en la provincia de CastellónEn la de Valencia, son 18 núcleos de población y 78,179 hectáreas de tratamiento.
En Alicante son 23 los núcleos de población y 89,780 héctareas de tratamiento, con un presupuesto de 241.432 euros. La ejecución de las obras tiene un periodo de duración de tres meses. La selección de las zonas ha estado condicionada, en primer lugar, a la disponibilidad de los terrenos para su ejecución, que se limita a montes gestionados por la Generalitat. En segundo lugar, a condiciones técnicas de ejecución, como son la prioridad de defensa, el modelo de combustible presente, el anclaje de la actuación a zona segura y la superficie útil, entre otras.
Actuaciones a desarrollar
Mayoritariamente, las actuaciones proyectadas consisten en tratamientos de la vegetación perimetral de los núcleos de población, conforme a un área de cortafuegos de una anchura mínima de 30 metros. En el caso de que el terreno tenga un pendiente de más del 30%, esta anchura se ampliará hasta los 50 metros. Todo ello se hace de menera rigurosa siguiendo los acuerdos del Plan de Acción Territorial Forestal de la Comunitat Valenciana (PATFOR).
Los trabajos, cuya ejecución se ha encomendado a la empresa Tragsa, se centran en la reducción del estrato de matorral, de forma que se evite la continuidad vertical con el arbolado existente y la continuidad horizontal, que junto a la acumulación de restos vegetales muertos, facilita la rápida y virulenta propagación del fuego.
También se actúa sobre el arbolado, reduciendo el dosel de copas hasta una fracción de cabida de cubierta del 40%, Esta redución se desarrolla de manera progresiva, de forma más intensa en las zonas más cercanas a las viviendas, y selectiva, sobre árboles con decaimiento, enfermos, dominados y de porte pequeño o defectuoso. Sobre los árboles que se reservan, se realiza una poda de hasta dos tercios de su altura total (un máximo de tres metros), lo que favorece así su desarrollo en altura y la continuidad vertical.
Las zonas de interfaz urbano forestal son vulnerables por dos motivos. Primero, porque pueden verse afectados por un eventual incendio forestal, y, segundo, porque pueden ser el origen de un incendio que se propague rápidamente por el terreno forestal en el que se ubican estos núcleos de población.
Fórmulas de colaboración
El secretario autonómico de Medio Ambiente, Fran Quesada, ha subrayado que, con esos proyectos, 'también se pretende que los vecinos y los ayuntamientos tomen conciencia del peligro de incendios forestales y actúen en consecuencia en los terrenos de su titularidad o bucando fórmulas de colaboración con los propietarios colindantes, para poder establecer un área de defensa a las viviendas o zona urbana".
Se establecen como prioritarias, en el marco de la estrategia de planificación de estructuras para la defensa, "aquellas actuaciones que conllevan una reducción o cambio en los modelos de combustibles que lindan con núcleos de población que se encuentran en el entorno del terreno forestal y facilitan los trabajos de defensa de estas zonas habitadas", ha señalado Fran Quesada.
Quesada ha recordado "la necesidad de tener en cuenta que la gestión de un incendio forestal es muy compleja, puesto que se pueden poner en peligro vidas humanas, bienes materiales y el propio medio natural, por los que consideramos necesario que las personas que viven en las zonas denominadas interfaz urbano-forestal, cuenten con medidas de prevención y de autoprotección en caso de incendio".
El secretario autonómico ha insistido en la "visión participativa que tiene el Consell en materia de prevención de incendios forestales. Un punto importante es el de la interfaz urbano forestal, porque tiene cerca urbanizaciones o casas aisladas con mayor probabilidad de trasladar un incendio a las masas forestales que tienen alrededor", ha indicado.
"Por este motivo", ha explicado, "el apoyo de las diputaciones de las tres provincias, en aquellos espacios en los que la Generalitat Valenciana no puede actuar, es fundamental y nos ha servido para llevar a cabo una tarea en la que todos nos podemos sentir orgullosos, porque, en la medida de nuestras posibilidades, estamos tratando de evitar posibles incendios forestales mediante la prevención y contando con la participación de toda la ciudadanía".

No hay comentarios:

Publicar un comentario