lunes, 12 de febrero de 2018

Muchas manos para recuperar la flora de la ribera del Turia

+ TURIA | Una treintena de personas participaron en la celebración del Día del Árbol en Vilamarxant
La ribera del río Turia ha ido perdiendo parte de su riqueza natural autóctona con el paso del tiempo y por la acción humana. Por eso ayer, y por segundo año consecutivo, el Día del Árbol se celebró en el Parque Natural del Turia, con la participación de una treintena de vecinos y vecinas de Vilamarxant.

La actividad, organizada por la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Vilamarxant y el Parque Natural, se inició con un itinerario interpretativo por la ribera del río. El guía del parque, Isaac Muedra, fue el encargado de explicar el porqué de esta actividad. En primer lugar, destacó que, hoy por hoy, hay mayor concienciación en la sociedad a la hora de entender que “nosotros formamos parte del medio natural que nos rodea y, por lo tanto, debemos tener comportamientos responsables con él”.
Por eso, remarcó que la actividad de ayer iba más allá “del simple hecho de plantar árboles, consiste en, despacio y entre todas y todos, recuperar un espacio natural y de flora autóctona que desapareció porque el ser humano no conocía el impacto de algunas de sus acciones”. Acciones como por ejemplo “la quema de áreas de ribera para fomentar el cultivo de cañas que, ahora, sabemos que se trata de una especie exótica e invasora, que se reproduce con mucha rapidez y que le está ganando terreno a las especies propias de nuestro entorno”, destacaba el guía del Parque.
Las explicaciones de Isaac Muedra sobre la riqueza de nuestros parajes naturales y sobre su recuperación fueron seguidas con especial atención por los niños y niñas que acudieron a la cita con sus familiares.
Después de estas explicaciones, las y los asistentes recargaron fuerzas con un almuerzo a cargo del Ayuntamiento de Vilamarxant.
Plantación de árboles propios de ribera
Issac Muedra y el técnico medioambiental del Ayuntamiento de Vilamarxant, Salvador Villalba, depositaron los plantones de cada árbol y arbusto según su ubicación más óptima. En total, se plantaron más de 40 ejemplares de especies propias de ribera, como por ejemplo sauces, álamos, almeces, olmos, espinos blancos o fresnos. Todas y todos los participantes realizaron un intenso y divertido trabajo siguiendo las instrucciones de los técnicos.
Entre los colaboradores y colaboradoras estuvieron miembros del Voluntariado Ambiental; chicos y chicas de la Casa de Joventut de Vilamarxant y su coordinadora, Ester Clemente; el alcalde de Vilamarxant, Jesús Montesinos; el concejal de Medio ambiente, Manolo Bernad; y muchos ciudadanos y ciudadanas concienciados y comprometidos con la preservación de nuestros espacios naturales.
Manolo Bernad agradeció “la participación altruista de todas y todos los asistentes que, con su trabajo y su asistencia a estas convocatorias, llevan adelante dos importantes tareas: por un lado, ayudar a la recuperación de nuestros pulmones verdes y, por otra, transmitir un mensaje de concienciación para difundir buenas prácticas medioambientales”.
Ahora, hay que esperar que las condiciones climatológicas sean las adecuadas para ver estos árboles crecer y que, en un tiempo, esta zona recupere su esencia natural.
Issac Muedra y el técnico medioambiental del Ayuntamiento de Vilamarxant, Salvador Villalba, depositaron los plantons de cada árbol y arbusto según su ubicación más óptima. En total, se plantaron más de 40 ejemplares de especies propias de ribera, como por ejemplo salzes, álamos, almeces, olmos, arrayán, espinos blancos o fresnos. Todas y todos los participantes realizaron un intenso y divertido trabajo siguiendo las instrucciones de los técnicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario