miércoles, 15 de noviembre de 2017

Patrimonio declara Bien de Interés Cultural el poblado ibérico de La Celadilla en Ademuz

+ TURIA | El yacimiento se excava desde 2009, bajo la dirección de los arqueólogos Daniel Giner y Laia Creus, con apoyo financiero del Ayuntamiento de Ademuz y la Fundación Pere Compte de la Comunitat Valenciana
Tras su inclusión en la Ruta de los Íberos y los posteriores trámites iniciados el pasado mes de mayo, finalmente el poblado ibérico de La Celadilla, en la localidad de Ademuz, ha sido declarado por la comisión de Patrimonio como Bien de Interés Cultural.

Se trata de un espaldarazo más a la puesta en valor de este asentamiento histórico que es uno de los principales en las comarcas más interiores de la Comunitat Valenciana. La petición de la declaración como BIC para La Celadilla fue incluida en una petición conjunta para una lista de poblados fortificados en la que se incluían El Puig en Alcoy, El Castellar de Ragudo en Pina de Montalgrao, El Castellar en Casinos, El Mortorum en Cabanes y La Lloma Comuna en Castellfort.
Restos humanos a consecuencia de un incendio
El poblado ibérico de La Celadilla se localiza en Ademuz, sobre una loma fuera del núcleo urbano. Su ubicación permite un control visual destacado sobre la confluencia de los ríos Bohilgues y Turia a su paso por esta zona. El yacimiento se excava desde 2009, bajo la dirección de los arqueólogos Daniel Giner y Laia Creus, con apoyo financiero del Ayuntamiento de Ademuz y la Fundación Pere Compte de la Comunitat Valenciana. La iniciativa se fundamenta en el desarrollo de infraestructuras culturales locales como dinamizadoras del desarrollo social, económico y cultural de la comarca.
El yacimiento fue ocupado entre los siglos V y IV a.C. y tiene una extensión de media hectárea. En la zona en excavación se ha documentado una potente muralla y una torre, así como diversas habitaciones con estructuras de almacenamiento y transformación de productos agrarios junto a una calle. El estado de conservación de los restos es óptimo.
El interés de este yacimiento es especial por lo que respecta a los objetos, completos en su mayoría, y a la arquitectura de tierra con la que se hicieron tabiques, alzados o equipamientos domésticos, que se conservan en gran parte in situ. Dado que el poblado fue abandonado tras un incendio se conservan, en buen estado, restos carbonizados de las estructuras de madera del poblado.
El interés científico del yacimiento es indudable. No sólo aporta información arqueológica sobre el periodo ibérico en la comarca del Rincón de Ademuz, sino que ofrece datos extraordinarios debido al buen estado de conservación de los restos y al hallazgo de restos humanos de varios individuos. Estos restos humanos son de personas adultas que murieron durante el incendio y abandono final del poblado. Este hecho es totalmente inusual, y hace que la Celadilla sea un yacimiento excepcional para la arqueología del periodo ibérico y, en general, de la Edad del Hierro.
En la actualidad se están llevando a cabo análisis de alimentación a estos restos humanos y existe un proyecto de investigación para emprender análisis de ADN antiguo.
Varias fases
El proyecto de intervención arqueológica y puesta en valor social del yacimiento contempla varias fases, algunas ya ejecutadas, con actuaciones encaminadas a la protección, excavación, estudio, consolidación, musealización y difusión de este asentamiento íbero.
Así, desde el año 2009 se ha procedido a la protección del yacimiento y excavación de una extensión cercana a los 500 metros cuadrados, además del posterior estudio e investigación de los hallazgos. Desde 2011 se celebran, con carácter anual, unas jornadas de puertas abiertas durante la campaña de excavación para favorecer la difusión de los trabajos entre el público general, incluyendo coloquios divulgativos y talleres didácticos.
Además, durante el pasado ejercicio 2016 se expusieron, por primera vez, un total de 18 piezas originales restauradas en el marco de una muestra temporal sobre el yacimiento de La Celadilla que contó con la colaboración del Museu de Prehistòria de Valencia, dependiente del Área de Cultura de la Diputación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario