sábado, 25 de noviembre de 2017

La Diputación ofrece su nuevo modelo turístico de cohesión territorial en la Gala Desarrollo Sostenible

+ TURIA | El presidente, Jorge Rodríguez, pone en valor el potencial de las comarcas valencianas y la hoja de ruta a medio y largo plazo trazada junto a la AVT, con un turismo sostenible que llega “a más personas”

El presidente de la Diputació, Jorge Rodríguez, ha clausurado este viernes la Gala Desarrollo Sostenible que ha tenido lugar en el CdT de València, que ha celebrado en esta ocasión el Año Internacional del Turismo Sostenible de Naciones Unidas, reconociendo la labor de las personas y colectivos, así como de los proyectos que impulsan el turismo sostenible en la Comunitat.

Rodríguez, que ha participado en la gala junto al secretario autonómico de la Agència Valenciana de Turisme (AVT), Francesc Colomer, ha puesto en valor el potencial turístico de las comarcas valencianas y el nuevo modelo de gestión turística del Patronato provincial que dirige Pilar Moncho, “trabajando conjuntamente con la AVT en esa política de colaboración entre administraciones que nos permite llegar a más personas y que, en este caso, se ha traducido en planes estratégicos que dinamizan la oferta turística de nuestras mancomunidades y municipios”.
En palabras de Jorge Rodríguez, “la base de este nuevo modelo es generar algo que le faltaba al turismo valenciano, como es la planificación y la estrategia, o lo que es lo mismo, el corazón”. “El sector del turismo recoge muchas expectativas que tienen que ver con la economía, con el empleo, con la vertebración del territorio y la suma de pueblos pequeños del interior, y de eso el presidente Jorge Rodríguez entiende muchísimo”, ha añadido Colomer.
La combinación de solidaridad y desarrollo sostenible son los pilares sobre los que gira la gestión del Patronat de Turisme que dirige Pilar Moncho y que en estos dos primeros años de legislatura ha sellado distintos acuerdos con la AVT, entre ellos el Plan de Infraestructuras Turísticas 2016, con actuaciones en 21 municipios de la provincia, desde la conservación y el mantenimiento de patrimonio histórico y cultural a la mejora de espacios urbanos o infraestructuras medioambientales y de playa.
Estos proyectos estratégicos “emanan del propio territorio, puesto que responden a demandas locales en este ámbito, en beneficio de nuestra competitividad turística”, ha explicado el presidente. Entre las actuaciones subvencionadas se incluyen desde las mejoras en el Castillo de Xàtiva a la restauración y adaptabilidad de las infraestructuras en la playa de Gandía, el refuerzo del cicloturismo en Quart de Poblet, la rehabilitación del albergue de Teresa de Cofrentes o la intervención en el Museo de la Seda de Moncada.
Pero no son los únicos proyectos de “una política de trabajar codo a codo con la AVT, de una visión comarcal a través de planes estratégicos que potencie nuestro turismo y que lo haga desde una visión de sostenibilidad y de intención económica”. Es el caso de los convenios específicos con las mancomunidades del Alto Turia, la Ribera Baixa y la Vall d’Albaida, un ejemplo más de la apuesta por los pueblos y ciudades para “construir una comunidad bien vertebrada”.
Se trata de “construir juntos una propuesta seductora, atractiva y competitiva en el mundo”, como ha señalado el secretario autonómico de la AVT, Francesc Colomer. Estos proyectos en mancomunidades “han servido para dinamizar el turismo en municipios valencianos, algunos de ellos redactados pero que no habían tenido hasta ahora oportunidades”, ha explicado Rodríguez, que ha continuado diciendo que este tipo de acciones “dan la razón a los que creemos en la comarcalización como una herramienta de dinamización turística de nuestro territorio”.
Un plan estratégico para tres años
El Plan de Competitividad es un proyecto piloto, con una vigencia de tres años, en el que participan tres ámbitos de gestión, autonómico, provincial y comarcal, que permite desarrollar turísticamente el territorio según las necesidades mancomunadas de los diferentes municipios. Cada administración aporta un tercio del total de la inversión prevista, a razón de 100.000 euros por administración, año y proyecto, lo que supondrá una inyección global de 2,7 millones de euros en las tres Mancomunidades que inician el Plan de Competitividad Turística.

Entre las iniciativas que se están llevando a cabo destaca la creación, adecuación, mejora y difusión de la red de rutas del Alto Turia; una ruta ciclopeatonal comarcal en la Ribera Baixa, junto al inicio de la primera fase de rehabilitación del patrimonio arquitectónico de la comarca; y la señalización de la Ruta Jaume I en la Vall d’Albaida, su adaptación a las nuevas tecnologías y la creación de una imagen de marca renovada de la comarca, con un sistema de reservas online.

No hay comentarios:

Publicar un comentario