martes, 29 de agosto de 2017

Riba-roja mejora notablemente la calidad de sus aguas desde 2012

+ TURIA | El Ayuntamiento apuesta por la reutilización de aguas residuales para prevención de incendios, uso agrícola e industrial
Las últimas analíticas de agua realizadas por el laboratorio homologado por la Entidad de Saneamiento de Aguas de la Generalitat Valenciana, EPSAR, Labaqua, confirman que Riba-roja de Túria dispone de un agua de gran calidad. Según las muestras obtenidas en el Pozo Calvario 1, los valores de nitratos registrados en el último muestreo realizado en abril de 2017 son de 33,8 mg/l frente a los 47,3 mg/l de marzo de 2013, 13,5 puntos por debajo.

En los últimos cinco años, la calidad del agua extraída de los acuíferos ha mejorado notablemente, garantizando la salubridad en el consumo humano de los vecinos y vecinas de Riba-roja. “Es importante una buena gestión y control de los acuíferos para salvaguardar la calidad del agua y por lo tanto proteger la salud de los ciudadanos”, asegura el alcalde de Riba-roja, Robert Raga.
La empresa concesionaria del agua, Hidraqua realiza anualmente dos analíticas para comprobar la calidad del agua y evitar que suba la concentración de nitratos por encima de lo permitido. Según la Directiva comunitaria que regula la calidad de las aguas destinadas al consumo humano, los valores máximos admitidos son de 50 mg/l de nitratos.
A partir de estos parámetros, el consumo es perjudicial especialmente para las embarazadas, lactantes y demás población de riesgo.
En 2012 la cantidad de nitratos registrada era de 45,8 mg/l, cantidad que ha ido disminuyendo notablemente y de forma progresiva hasta alcanzar valores de 33,8 mg/l. No obstante en 2013, llegaron a alcanzarse los 47,3 mg/l, el mayor valor registrado en los últimos cinco años.
El Ayuntamiento de Riba-roja está trabajando desde hace meses en un ambicioso proyecto de gestión del agua y eficiencia energética a través del programa EcoRiba. La reutilización de aguas residuales procedentes de la depuradora Edar Camp de Túria II para la prevención de incendios en la Vallesa y en las urbanizaciones limítrofes al Parque Natural del Túria, como Valencia la Vella, Els Pous de Martí y Masía de Traver, así como para el riego de los campos de cultivo.
‘Esta propuesta entra dentro de los parámetros I+D+I, por su carácter innovador de reutilización de las aguas residuales, logrando así la eficiencia energética, al mismo tiempo que logramos el doble objetivo de evitar la propagación de incendios forestales en una zona de alto riesgo por la proximidad a las zonas residenciales’, matiza Raga
Otro de los proyectos es la reutilización de aguas residuales del sector industrial y su vertido en el Barranco de Pozalet. Estas aguas tendrían un doble uso para las empresas logísticas, destinándolas al lavado de vehículos pesados y maquinaria, evitando así el consumo de agua potable y reduciendo por tanto los costes. Paralelamente se facilitaría la posibilidad de utilizar el agua para hidrantes en las empresas y para abastecer de agua los pozos de parcelas agrícolas próximos a la zona industrial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario