lunes, 14 de agosto de 2017

La falta de calor y las lluvias caídas impiden a las 'Alfàbegues' de Bétera superar el récord por dos centímetros

+ TURIA | Dieciséis plantas recorrerán las calles del municipio del Camp de Túria este 15 de agosto
La falta de calor y las lluvias caídas durante la semana pasada han impedido a las 'Alfàbegues' -albahacas- de Bétera superar el récord de altura por dos centímetros, ya que miden 2,84 metros y en 2012, año de su máximo nivel, alcanzaron los 2,86 metros.

Así lo ha indicado a Europa Press el cuidador de las 'Alfàbegues', Ramón Asensi, tras la medición de este lunes, la oficial y la que queda registrada con la altura que los ejemplares han alcanzado en 2017.
"Si no hubiese sido por las lluvias y las mañanas de 15 grados de la semana pasada, fácilmente hubieran llegado a los tres metros", ha subrayado su cuidador.
El peso de las plantas ha llegado a los 1.300 kilos, aunque se esperaba 1.500, en el caso de las más grandes, mientras que las pequeñas se han quedado en el previsto de 200 kilos cada una.
El ritmo normal de crecimiento de estas albahacas es de tres centímetros al día y el calor es el factor que más ayuda a su desarrollo, de manera que si está nublado o llueve, su ritmo de crecimiento disminuye y se ralentiza. El calor de mayo ayudó a que las plantas sean altas, pero la meteorología de la última semana ha impedido que el crecimiento fuera mayor y se han quedado rozando el récord.
En total se han cultivado en 'L'Hort de les Alfàbegues' -el recinto municipal en el que se plantan y cuidan estos ejemplares hasta que salen a la calle- 70 albahacas. De esta cifra, serán 16, como cada ejercicio, las que recorrerán las calles de Bétera este 15 de agosto.
El resto de plantas se ha distribuido, también como sucede cada año, por distintos lugares de la Comunitat Valenciana como regalos a instituciones como las Corts Valencianes, la Generalitat, algunas consellerias y la Diputación de Valencia, o a ayuntamientos como el de València.
Además de las grandes 'alfàbegues', en su huerto se han cultivado plantas de la misma especie más pequeñas, así como "'formentets' y perpetuas" que desfilarán en la procesión junto a los niños que participan en ella y al inicio de la comitiva.

Las albahacas de este año se sembraron el pasado 28 de marzo. Desde entonces han estado recibiendo "cuidados constantes" para garantizar su crecimiento, que incluyen el riego unas diez veces al día y se colocan listones y de hilos a su alrededor para que crezcan con la tradicional forma de triángulo invertido que las caracteriza.
Las 'Alfàbegues' saldrán este martes en procesión por las calles de Bétera en honor a la Virgen de la Asunción. Durante el recorrido salen a la calle 16 plantas que acompañan a dos de las festeras de Bétera, a las dos 'obreras solteras' -hay otras dos que son las 'obreras casadas'- por las calles de la localidad.
De este modo, cada una de ellas es acompañada por ocho alfàbegues que portan los llamados 'cosieters' mientras otros miembros de la fiestas, los 'majorals' tiran confeti con el que invaden las calles y cubren al público asistente a la fiesta. La celebración comienza a primera hora de la mañana cuando después de una 'despertà', los 'majorals', representantes de la corporación local de Bétera, la banda de música y asistentes salen del Ayuntamiento para recoger a las obreras solteras y dirigirse al 'Hort de les Alfàbegues', desde el que arranca la procesión.
Las obreras, vestidas con traje de fallera, desfilan acompañadas del "sombrillero", que durante todo el recorrido las protege del sol y de la lluvia de confeti con una sombrilla bordada. La procesión se desarrolla a lo largo de la mañana por distintas calles del municipio y concluye en la iglesia con una misa y la ofrenda de las albahacas.
Más de 400 años de 'Alfàbegues'
Hay investigaciones que indican que la procesión de las 'Alfàbegues' se lleva celebrando más de 400 años en Bétera. El origen podría estar en "los antiguos rituales de fertilidad", según su cuidador, que explica que durante la Guerra Civil no se llevó a cabo esta festividad aunque tras ella se retomó de manera continua hasta la actualidad. No hace mucho tiempo se encontró en el poblado musulmán de Bofilla de Bétera un 'alfabeguer islámico' -maceta de las 'alfàbegues'- de los siglos XIII ó XIV que serviría para mostrar la vinculación de este territorio con las albahacas. "No dice que se hiciera entonces la ofrenda pero sí que había cultivo de albahaca", señala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario