jueves, 24 de agosto de 2017

Alberto Contador pone el espectáculo en la Sierra Calderona

+ TURIA | Las carreteras de la comarca se llenan de público para ver el paso de la Vuelta / El puerto de El Garbí, punto clave de una disputada jornada / Mañana, segunda etapa en la región, con salida en Llíria y tránsito por la Serranía
Alberto Contador se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la sexta etapa de la Vuelta a España rompiendo el grupo de favoritos en las rampas del Puerto del Garbí. El ciclista de Pinto, fiel a su estilo batallador y haciendo gala de su enorme pundonor, ofreció muy buenas sensaciones confirmando su voluntad de dar mucha guerra en la que es su última carrera antes de retirarse del ciclismo profesional, y fue el vencedor moral de un día en el que la etapa con final en Sagunt se la llevó el polaco Tomasz Marczynski.

Después de la jornada rompepiernas del miércoles, tocaba otra muy similar, con cuatro puertos de tercera categoría y el citado del Garbí, de segunda, en una etapa larga con un total de 204,4 kilómetros uniendo Vila-Real con Sagunt.
La ‘macroescapada’ del día por momentos llegó a tener casi 30 corredores, con nombres como José Joaquín Rojas, Luis León Sánchez, Atapuma, Jungels y Monfort, entre otros, siendo estos dos últimos los que apostasen por marcharse en solitario antes de que la carrera se rompiese en el Puerto del Garbí, a unos 40 kilómetros de la meta.
Sus duras rampas hicieron mella tanto en los mencionados como en el resto de fugados, pero el espectáculo venía por detrás, donde un titánico Alberto Contador imponía un ritmo infernal en el grupo de favoritos haciendo que se fuesen descolgando todos ellos a excepción de Chris Froome.
El de Pinto, que conocía este puerto al entrenar habitualmente por esta zona, apostó fuerte por hacer daño en el mismo, y solo el mencionado Froome (además de Polanc y Pantano, que caían de la escapada) aguantó con él.
La intención de Contador era meterle tiempo a algunos de los importantes de la general, probablemente pensando en que esto es muy largo y aunque luchar por el triunfo parece una quimera, hacerlo por el podio no es imposible pese a lo que sufrió en Andorra (se dejó más de 2 minutos con todos los favoritos). Y por momentos pareció que lo lograría, pero los más de 30 kilómetros desde el descenso del Puerto del Garbí hasta la meta, bastaron para que poco a poco se reagrupase el grupo, pero con excepciones.
Como la de David De la Cruz, que perdió en meta 17” con los Contador, Froome, Nibali, Chaves, Aru y compañía, o Van Garderen, que tras caerse hasta dos veces y sufrir un pinchazo, cedió 20” y con ello el segundo puesto de la general.
Enric Mas lo tuvo cerca
En cuanto a la lucha por el triunfo en la meta de Sagunt, la cosa estuvo entre tres corredores con los que las cuestas del Puerto del Garbí no pudieron: Tomasz Marczynski (Lotto Soudal), Pawel Poljanski (Bora Hansgrohe) y Enric Mas (Quick Step), que tuvo muy cerca el que hubiese sido el primer triunfo español de esta Vuelta, pero al final se le escapó.
El mallorquín fue el primero de los tres en lanzar el sprint, arrancó a unos 200 metros de meta, pero estos se le hicieron eternos y vio como Marczynski (y también Poljanski) le superaba para lograr la que es la primera victoria en una ‘grande’ de este polaco de 33 años afincado en Granada hace cuatro.
El pelotón se marchó a descansar de esta nueva etapa rompepiernas y en la jornada del viernes completará la etapa más larga de esta Vuelta a España, un total de 207 kilómetros separando Llíria de Cuenca pasando por tres puertos de tercera categoría; una nueva oportunidad para una fuga o final al sprint.

No hay comentarios:

Publicar un comentario