martes, 29 de agosto de 2017

Activado un nuevo radar fijo en la CV-35 cerca de la entrada a Valencia

+ TURIA | El dispositivo cronometra el tiempo que tardan los vehículos en recorrer un kilómetro mediante un lector de matriculas
La autovía CV-35, que une Valencia con Llíria y se prolonga hasta Ademuz, cuenta desde el pasado 22 de agosto, con un nuevo radar fijo colocado cerca de la entrada a la ciudad de Valencia.

Tal como informa el diario LAS PROVINCIAS, dicho radar de tramo, controla a los vehículos entre los kilómetros 4,5 y 3,5, una zona en la que el límite de velocidad está en 80 kilómetros por hora.
A principios de esta misma semana fueron colocadas las señales de advertencia de la ubicación del radar, avisando así a los conductores de la presencia de este nuevo mecanismo de prevención. El mismo, cronometra el tiempo tardado por los vehículos en llevar a cabo este recorrido de un kilómetro, mediante un lector de matriculas.
En concreto, la primera cámara está situada en un poste a la altura de Valterna, en el término municipal de Paterna, en el kilometro 4,5 en sentido hacia Valencia. La segunda cámara se ubica en el kilometro 3,5, cerca de la salida a Burjassot, según informaron fuentes de la Guardia Civil de Tráfico.
La carretera CV-35, también conocida como pista de Ademuz, cuenta con otros dos radares fijos, situados a la altura de la zona comercial de Herón City-Kinépolis, en sentido a Liria, y en San Antonio de Benagéber, en dirección al cap i casal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario