lunes, 12 de junio de 2017

“Notamos el reconocimiento hacia nuestra tarea de quienes viven en zonas montañosas"

+ TURIA | Los voluntarios forestales alertan del peligro de suspender el servicio en estos momentos de mayor riesgo de incendios por el calor. "La muerte de un compañero no justifica suprimir el servicio que prestamos"
El martes pasado dos voluntarios de prevención de incendios se perdieron en la zona montañosa de Chelva (Valencia): uno fue encontrado con vida, y el otro – en un lugar distinto – ya fallecido. Son voluntarios integrados en VAERSA, empresa pública de la Generalitat Valenciana.

El miércoles todos los voluntarios de este servicio recibieron la comunicación de que la Consejería de Medio Ambiente había decidido suspender temporalmente este voluntariado en toda la Comunidad Valenciana, “con gran perplejidad”, como expresa un voluntario.
“Los voluntarios prestamos un servicio eficaz reconocido por todos, y la muerte de un compañero no justifica suprimir el servicio que prestamos, precisamente ya en momentos de mayor riesgo de incendios por el calor”, ha manifestado a El Confidencial Autonómico un voluntario que viene realizando esa tarea desde hace años.
“Notamos el reconocimiento hacia nuestra tarea  de quienes viven en zonas montañosas, que lógicamente nos ayudan con información, y suspender nuestra labor sin suplirla urgentemente por otros puede ser muy peligroso en estas fechas”, afirma el voluntario, a la vez que señala que “somos parados que así obtenemos unos pocos ingresos, pero que procuramos desempeñar nuestra tarea con gran profesionalidad aunque somos “voluntarios”.
Según ha expresado a este digital, “se nos paga unos 140 euros mensuales, en concepto de dietas y desplazamientos, trabajando unos 3 ó 4 días a la semana”.
Desde el sindicato UGT recuerdan que “hace años que, por los recortes,  a los voluntarios no acompañan profesionales, e incluso algunos voluntarios forestales tienen discapacidad psíquica procedentes de pisos tutelados o proyectos de reinserción”, y también destaca  que “un voluntario puede ir solo por el monte y no tiene la misma preparación que un profesional, y entraña un peligro evidente para una persona discapacitada psíquica”.
Pérdidas de los voluntarios por el monte
El voluntario del servicio de prevención de incendios, de 58 años de edad, fue encontrado muerto el martes pasado por la noche, en Calles (Valencia), tras perderse mientras patrullaba la zona.
A media tarde del martes, se empezó a buscar a dos voluntarios de este servicio, que se habían perdido en una zona montañosa de la localidad valenciana. Intervinieron la Guardia Civil, Bomberos y Generalitat. Al poco tiempo, encontraron a uno de los dos, en buen estado físico, que ya se había perdido por el monte hace 15 días;  hasta las 21.30 horas no encontraron al otro voluntario, en un barranco, que ya se encontraba muerto.
Desde el primer momento, se apuntó a que la causa de la muerte, muy probablemente, se debía a causas naturales, y que sufría problemas respiratorios. Pero sigue sin aclararse “si tenía problemas respiratorios habituales y era una imprudencia que desempeñara esa tarea, y sobre todo en soledad: hay muchos agujeros que aclarar”, declaran a este digital.





No hay comentarios:

Publicar un comentario