miércoles, 8 de marzo de 2017

Riba-roja expropia 5.800 metros cuadrados en el Barranco de Porxinos para unir el Parque Fluvial del Turia con Les Rodanes

+ TURIA | El proyecto prevé adecuarlo como zona recreativa con el objetivo de regenerar un área abandonada y trazar un con el diseño de rutas a caballo, senderos y rutas ciclistas
El pleno del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha aprobado expropiar un total de 5.812 metros cuadrados de terrenos ubicados en el Barranco de Porxinos que le permitirá unir el parque fluvial del río Turia con el parque de les Rodanes, ambos enclavados en pleno Parque Natural del Turia. 

La propuesta salió adelante por unanimidad con los votos del equipo de gobierno -PSPV, Compromís y Esquerra Unida-, Riba-roja Pot y Ciudadanos.
El montante global de la adquisición se sitúa en 407.764 euros tras el acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria y los propietarios de los terrenos que evita el proceso de justiprecio que podría aumentar el valor del suelo en cerca de un 50%, hasta los 600.000 euros. De esta forma, los terrenos pasarán a formar parte de la ruta que unirá ambos enclaves naturales tras la adquisición de la última parcela que permanecía en manos privadas.
El proyecto municipal consiste en adecuar el Barranc de Porxinos, en el área oeste del término, como zona recreativa con accesos directos desde el Parque Fluvial hasta Les Rodanes con el objetivo de regenerar un área abandonada durante varias décadas en la que se trazará un camino entre ambos puntos con el diseño de rutas a caballo, senderos y rutas ciclistas, con una amplia oferta histórica.
De hecho, la reciente solicitud del pleno de Riba-roja a la Consellería de Cultura para que se califique el acueducto romano de Porxinos como bien de relevancia local (BRL) y las posteriores inversiones económicas culmina el proceso de revitalización de una de las joyas arqueológicas más importantes existentes en la Comunidad de la citada época. Esta solicitud implica combinar la vertiente deportiva y de ocio con un mejor conocimiento de los restos históricos que, repartidos por todo el término municipal, suponen una mescolanza de culturas y civilizaciones que a lo largo de los años han hecho de Riba-roja un espacio de integración y pluralidad.
El proyecto del ayuntamiento pasa también por ampliar las áreas de protección y defensa patrimonial con el reconocimiento de otras zonas como el búnker del Barranc de la Cabrassa y el Pont Vell, ambos con una necesidad urgente de intervención y mejora para que a corto plazo puedan incluirse en una ruta general que recorrerá los principales enclaves patrimoniales.
La adquisición de la parcela del Barranc de Porxinos se financiará a cargo de los cerca de 4 millones de euros que el consistorio ha ingresado recientemente con la venta de un área de 26.000 metros cuadrados en l'Oliveral, de forma que la nueva parcela pasará a formar parte del patrimonio municipal de suelo (PMS), tal y como marca el actual ordenamiento jurídico.  
La puesta en marcha de este ambicioso proyecto ambiental es posible por la enorme riqueza ambiental con que cuenta Riba-roja de Túria, las amplias extensiones de terrenos del término municipal y la creación del programa EcoRiba durante esta legislatura que combina la protección del medio natural del municipio con políticas basados con el consumo sostenible y la gestión responsables de recursos económicos.
El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, ha afirmado que el actual proyecto ambiental de la localidad "se complementa con el objetivo de puesta en valor de todo el patrimonio natural con que cuenta nuestro municipio con una doble vertiente; por un lado, la promoción de las actividades lúdicas y deportivas y, por otra, un fomento del turismo como fuente de creación de empleo y riqueza, ya que el actual gobierno considera que nuestro medio ambiente es por sí solo una forma estupenda de crecimiento económico".
"Integrar Porxinos en el Parque Natural del Turia"
Rubén Ferrer, portavoz de Riba-roja Pot, ha querido matizar las declaraciones de Robert Raga, alcalde de Riba-roja, exigiendo ir más allá en el compromiso medioambiental del consistorio.
"El alcalde quiere transmitir la idea de que está haciendo algo por el medio ambiente al quedarnos con un solar al que estábamos obligados por ley a expropiar. Además, aprovechando que el barranco de Porxinos pasa por allí, como si del Pisuerga se tratase, lo nombra para intentar marcarse un tanto medio ambiental. Pero la verdadera noticia que la gente quiere oír no es que se expropie una parcela en suelo urbanizable en medio del pueblo, junto a una carretera y un barranco hormigonado, sino que se declare el valle de Porxinos y la cabecera de su barranco, situado unos kilómetros más arriba, parte del Parque Natural de las riberas del Turia. Lamentablemente a esa propuesta sin embargo votó en contra junto a Compromís y EU pese a estar incluido en el Pacte de l'Ateneu el compromiso a declararlo Parque Natural."

No hay comentarios:

Publicar un comentario