lunes, 20 de febrero de 2017

Llega el 'Carnaval de los Carnavales' a Villar del Arzobispo

+ TURIA | La localidad serrana celebra del 23 al 26 de febrero su gran evento invernal en el que se espera la visita de 10.000 personas
Villar del Arzobispo lleva meses preparando el acontecimiento más esperado cada invierno. Prohibido durante la dictadura franquista, el Carnaval fue rescatado del olvido en el año 1981 por un grupo de vecinos del pueblo. Pero la fiesta no es exclusiva para ellos, se espera que acudan hasta la pequeña localidad de la Serranía más de 10.000 personas para disfrutar de la cita del 23 al 26 de este mes de febrero.

Cualquier persona que elabore un disfraz, puede apuntarse al desfile y optar a premio. No necesariamente tienes que ser vecino de Villar. Es una de las características que hacen que el Carnaval de Villar sea mucho más accesible que otros.
Iniciaremos la fiesta el jueves 23 de febrero a las 18.00 hrs con los churrinazos. Posteriormente y como cada año, la Coordinadora de disminuidos Físicos y Psíquicos de Villar y Comarca organizan su desfile del Carnaval. Tras este, se quema la primera Morca en la Plaza de la Iglesia.
El mejor secreto guardado, es el Chinchoso (muñeco de Ninot falla elegido por los miembros de la comisión de Carnaval). Este año hay varios candidatos a representarlo, y el que más fuerza suena es Donal Trump.
El jueves noche se traslada el Chinchoso desde el Centro Ocupacional, hasta el local de la Comisión. Y desde el Local, se traslada la Reina Morca hasta el Patronato Virgen de la Paz. Allí se celebra la primera verbena del Carnaval.
El viernes 24 iniciamos los actos a las 15.00 hrs con el desfile del Carnaval Infantil. Sobre las 19.00 hrs concentración de Botargas que recorren las calles del pueblo en nutrido grupo y acompañados de una charanga, instando al público a unirse a la comparsa festiva que, como ya se ha dicho, no cesa de importunar a las personas que encuentra a su paso. Hasta 1996 la comparsa fue acompañada del "Tío de la higuica", personaje representado por Miguel Antón Molina y que murió en esa fecha. Hace unos años se volvió a recuperar la figura gracias a Francisco Miralles. A las 22 hrs se celebra el Concurso de Murgas en el escenario de la Calle de Las Cruces. Se instituyen en 1986, a la manera de las que se celebran en Cádiz y en otros lugares de España. Es uno de los actos más esperados por la población, dado que en las letras se vierten los hechos más significativos acontecidos durante el año, tanto a nivel local como nacional e internacional. Las letras de las murgas, festivas, ocurrentes, maliciosas o iró¬ni¬cas se trasladan a un librito que es repartido esa noche entre los numerosos asistentes para que puedan seguirlas y tararearlas. Al finalizar el Concurso comienza una verbena que finalizará al amanecer del sábado, cuando todavía quedan algunos flecos que acabar de los disfraces para el desfile de la tarde.
El sábado se inician los actos a las 16.00 hrs con la concentración del Gran Desfile del Carnaval. Es el único acto que se ha celebrado desde los inicios de la fiesta y con el cual nació. Da comienzo a las 16:30 horas con la concentración de comparsas y del público en general a las puertas del local de la Comisión. Este año para participar y optar a premio deben apuntarse en la página web de la Comisión www.carnavaldevillar.es
Hay instituidos diferentes premios: 1º y 2º para comparsas de más de 10 personas y para comparsas de hasta 10 personas; tres premios para disfraces individuales en tres categorías: mejor disfraz, disfraz más original y disfraz más gracioso; un premio al mejor armatoste (elementos construidos con mucha imaginación); dos premios a las mejores comparsas infantiles; un premio al mejor disfraz infantil y un premio al disfraz infantil más original.
El Desfile de Carnaval es el acto (con diferencia) más multitudinario, tanto en participantes como en espectadores, habiendo alcanzado cuotas de visitantes cercanas a los 25.000 en los últimos años de la década de los 80 y primeros de la década de los 90; en la actualidad se cifra entre 10.000 y 15.000 visitantes. Por otra parte, dadas las fechas en que se celebra (mayoritariamente en el mes de febrero) y la situación geográfica de nuestro municipio, en cuanto a la climatología hemos tenido de todo y jamás se ha suspendido: nieve, frío, viento y lluvia.
Tomando como referencia el famoso entierro de La Sardina (Murcia) se constituyó el Entierro de La Morca; las morcas en Villar del Arzobispo es el nombre que recibe una clase de embutido, las morcillas. Son típicas de nuestra gastronomía y determinaron que sería un buen homenaje a éstas. Cada año y por su caracterización mínima (no se viste, sólo se pinta su cara y algún elemento adicional: lazo, pañuelo, sombrero…), adopta un "personaje" dife¬rente: pirata, coqueta… Después del desfile es el acto que más público congrega. Tiene lugar a la medianoche, con las luces de las calles del recorrido apagadas. Un desfile de antorchas abre la comitiva hasta la Morca que, llevada en andas por miembros de la Comisión es acompañada por un grupo de plañideras y una pequeña banda que interpreta dos ritmos diferentes: uno lento y acompasado que se une a los llantos de las mujeres, y otro frenético y acompañado de alaridos que se aprovecha para zarandear las andas con movimientos dislocados (hacia arriba y hacia abajo, y hacia ambos lados). Así hasta llegar a las puertas del local de la Comisión donde es incinerada tras el disparo de un castillo de fuegos artificiales; tradicionalmente, la morca iba repleta de cohetes que salían enloquecidos cuando ésta empezaba a arder, pero tras el cambio de normativa hace unos años ya no se ha vuelto a realizar.
A continuación, tendrá lugar la verbena, amenizada por un grupo, cuyo final tiene lugar al amanecer, momento en que se recogen las cenizas de la Morca y se llevarán al Balsón (embalse de origen árabe situado a la entrada del pueblo) donde serán lanzadas a sus aguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario