viernes, 27 de mayo de 2016

El Consorcio Valencia Interior impulsa la investigación europea para el aprovechamiento de los residuos domésticos voluminosos

+ TURIA | El objetivo es transformar en recursos especialmente muebles, colchones, tapizados, textiles y productos de jardín a través de técnicas de separación innovadoras
La Comisión Europea y el Consorcio Valencia Interior (CVI) han firmado el acuerdo de financiación para el desarrollo del proyecto europeo URBANREC, coordinado por AIMPLAS y en el que participan otras 20 entidades de siete países distintos entre las que se encuentran las empresas valencianas DELAX y BPP y la Diputación Provincial de Valencia.
El CVI, que preside Manuel Civera, alcalde de Llíria, tiene encomendada la labor de transformar en recursos el máximo porcentaje posible de los residuos mezclados que entregan los servicios municipales de recogida de basura de su área de gestión (80% de los residuos que gestiona), así como recoger y tratar todo lo que llega a su red de ecoparques (20% restante). Aunque el CVI gestiona plantas de tratamiento situadas en el grupo de cabeza en cuanto a recuperación y rendimientos a nivel de la Comunitat Valenciana, el aprovechamiento de la parte correspondiente a los residuos voluminosos (muebles, enseres, colchones…) es muy escaso.
Problema a nivel europeo
Este problema no es solo nuestro. De los 19 millones de toneladas de muebles, colchones, tapizados, textiles y productos de jardín entre otros, que se desechan en los países de la Unión Europea cada año, más de un 60% acaba todavía en los vertederos.
Así, en colaboración con AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, y junto a la Diputación Provincial de Valencia, se incorporó el pasado año a la gestación del proyecto URBANREC, por el que institutos de investigación, administraciones de gestión de residuos y empresas del sector de la recuperación colaboran para solucionar el problema de la gestión de los residuos domésticos voluminosos. ¿Cómo? A través de la mejora en la logística de gestión y los procesos de recuperación de modo que permitan obtener productos de alto valor añadido a partir de estos residuos. El objetivo es transformar en recursos especialmente muebles, colchones, tapizados, textiles y productos de jardín a través de técnicas de separación innovadoras.
Financiación europea
Este proyecto ha recibido finalmente financiación del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea bajo el acuerdo de subvención nº 690103. AIMPLAS coordina el proyecto europeo URBANREC en el marco del programa H2020. En este proyecto de 42 meses de duración en el que participan otros 20 socios, se desarrollarán soluciones eficaces de gestión, que promuevan la prevención y la reutilización, pero también se aplicarán innovaciones en la logística y el tratamiento del residuo que hagan posible su valorización y la obtención de productos reciclados de alto valor añadido como adhesivos, disolventes o aditivos, espumas, composites reforzados con fibras y fieltros, y plásticos reforzados como los WPC (Wood Plastic Compound), mediante soluciones innovadoras de reciclado mecánico y químico. Concretamente, el objetivo es lograr la valorización del 82% de los residuos voluminosos de toda Europa con un beneficio neto económico de 225,6 euros por tonelada, lo que anualmente supone 2.127 millones de euros.
Espumas de poliuretano o látex, mezclas de diferentes plásticos, variedad de tejidos, o madera son los materiales que más frecuentemente componen los residuos voluminosos urbanos. Tras su recogida, clasificación, reutilización y separación, mediante técnicas avanzadas y patentadas como la fragmentación por corte 3D, se desarrollarán rutas y procesos de valorización que serán las que permitan obtener productos de valor añadido.
El consorcio del proyecto URBANREC está coordinado por AIMPLAS y  participan como entidades municipales españolas el Consorcio Valencia Interior y la Diputación Provincial de Valencia,  y las empresas valencianas ECOFRAG, COLCHONES DELAX y BLUEPLASMA POWER. Otros centros tecnológicos involucrados son el alemán Fraunhofer-ICT, el belga CENTEXBEL, el polaco IOS-PIB y el turco IYTE (Izmir). También participa la Asociación de Ciudades y Regiones para el Reciclaje y la Gestión Sostenible de Recursos (ACR+) con sede en Bélgica. Las empresas europeas que componen el consorcio son la polaca IZNAB, la alemana RAMPF, la francesa RESCOLL, la portuguesa EUROSPUMA y las belgas PROCOTEX y VANHEEDE, así como la Agencia de Gestión de Residuos de Flandes y la también belga IMOG, el departamento de Gestión de Residuos del Ayuntamiento de Varsovia (Polonia) y el Ayuntamiento de Bornova (Turquía).



¿TE GUSTA?

No hay comentarios:

Publicar un comentario