lunes, 11 de abril de 2016

"Las raíces de la sabina seguirán uniéndonos muchos años"

+ TURIA | San Antonio de Benagéber y Benagéber celebran su hermandad histórica en la Fiesta de la Segregación
Allende la primera mitad del siglo XX, la creación del pantano de Benagéber, en la Serranía valenciana, provocó un movimiento de gentes y aperos, y sobre todo de sentimientos. El pequeño municipio de Benagéber veía cómo su futuro era sepultado por las aguas y, como en una pequeña diáspora valenciana, muchos de sus vecinos eran reubicados en otros rincones de la geografía provincial: el actual Benagéber, San Isidro de Benagéber, San Antonio de Benagéber…

Aquellos primeros colonos que desde lo más recóndito de la Sierra hubieron de bajar con la vida a cuestas a sembrar el futuro en el Camp de Túria, trajeron consigo un símbolo que durante generaciones se convirtió en el tótem que recordaba el pasado: una sabina, árbol maestro de la Sierra, que con su longevidad representa el tesón y el coraje por sobrevivir. Pase lo que pase.
Pero a pesar de los esfuerzos, y el ímpetu, el pasado mes de noviembre un temporal de viento y lluvia, unido a la enfermedad que el árbol padecía desde hace tiempo, destruyó este nexo de unión sentimental entre ambos municipios.
Savia nueva
Ha sido este sábado, enmarcado en los actos de la Fiesta de la Segregación con los que San Antonio de Benagéber celebra su independencia en 1997 del municipio de Paterna, cuando una nueva sabina ha bajado de la Serranía para volver a atar cabos.
Las corporaciones municipales de Benagéber y San Antonio, con sus respectivos alcaldes a la cabeza, han celebrado un acto de hermanamiento en el que los benageberos serranos han entregado un nuevo ejemplar de sabina para que, en palabras de Rafael Darijo, primer edil de Benagéber, "sus raíces nos sigan uniendo muchos años".
Acto emotivo y de profundidad, en el que además se presentó la "vieja sabina", o lo que queda de ella, como nuevo símbolo. El escultor Ian Trickett ha sido el encargado de realizar una escultura conmemorativa para que las generaciones futuras conozcan la historia propia.
Una jornada de hermandad entre los pueblos del Turia, unidos por la sangre y el apellido, que continuó con una multitudinaria comida de hermandad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario