lunes, 22 de febrero de 2016

Destinos de interior: un viaje tras los pasos de Sorolla

+ TURIA | La Sierra de Francia, en Salamanca, aúna historia, tradición y Naturaleza
En noviembre de 1911 el pintor, coleccionista y etnógrafo aficionado Joaquín Sorolla y el hispanista Archer Milton Huntington firman un contrato para realizar la serie Visión de España que habría de decorar la biblioteca de la Hispanic Society de Nueva York con 13 grandes paneles que representarían las diferentes regiones de España. A pesar de que la idea inicial fue abordarlas a través de imágenes históricas, finalmente se decide que sean las escenas populares y principalmente sus trajes, las que presenten la imagen de España en Nueva York.
Este trabajo plantearía a Sorolla un gran dilema ¿cuáles eran esos trajes, y esos tipos que representaban adecuadamente a nuestro país? Muy en consonancia con las ideas intelectuales del momento, de la Generación del 98 y de la Institución Libre de Enseñanza, Sorolla vuelve su mirada hacia el mundo rural o "pintoresco" como él lo denomina, en un momento en el que esta vida tradicional comenzaba a desaparecer rápidamente, desplazada por la industralización.
Muy significativas son las palabras de Sorolla cuando en una entrevista en 1915 dice: "Pretende la Spanish Society de New-York, que sea un documento que quede y se pueda decir al ver mis lienzos: En 1915 quedaba esto de lo típico de España, porque habrá usted observado que toda la España pintoresca va desapareciendo; usted y yo vestimos como los ingleses; tomamos té; nos bañamos; para ver a los campesinos de la huerta con zaragüelles hay que esperar una fiesta; pues eso es lo que hay que atrapar, ¿no?"
Como no podía ser otra manera en un pintor que amaba tanto el natural, Sorolla se embarca en 8 años de agotadores viajes por casi todo el país, donde en su búsqueda de las imágenes que representaran España, estudia de primera mano los vestidos populares, los pinta, en grandes estudios que hoy en día conservan su Casa Museo, gouache, dibujos, toma fotografías y compra una pequeña, pero muy significativa colección de indumentaria popular.
Sorolla en Salamanca
Con este monumental proyecto a cuestas, Joaquín Sorolla viaja por la España 'profunda' durante cuatro años. Así aterriza el pintor valenciano en la Sierra de Francia, agreste comarca del sur de Salamanca que deja encandilado al artista. La sierra salmantina era entonces, como lo sigue siendo ahora, un gran cuadro costumbrista en el que la modernidad tiene difícil acomodo. Sorolla escruta esa sociedad arcaica, ancestral, tradicional y folklórica con su mirada de pincel, dejando plasmado su impresionante indumentaria, entre ellos el considerado traje de novia más antiguo de Europa, el 'Traje de Vistas' albercano. 
Una imagen curiosa y arquetípica, pero también inexacta, que se ha entendido como una "pintura de memoria". Los errores en el lienzo, especialmente en el tocado femenino, ahondan en la idea de que ninguna albercana con su traje de vistas a cuestas posó para el pintor sino que este pintó de memoria o basado en bocetos rápidos.
Queda incluso la anécdota, más vívida que los fríos datos, en esa carta en la que Joaquín Sorolla explicaba a su mujer que durante su estancia en La Alberca no había dejado de llover lo que lamentaba profundamente.
Muchos historiadores consideran esta visita de Sorolla, y de los pintores que a principios del siglo XX se fijaron en la etnología serrana como fuente de inspiración, como el inicio del apogeo turístico de la localidad salmantina. Sea como fuere, vecinos y autoridades de La Alberca tomaron conciencia de la importancia de sus tradiciones, y de la peculiaridad única de los mismos, cuidando de mantenerlos con mimo. Una actitud que desembocó, finalmente, en 1940 en la declaración de La Alberca como primer Conjunto Histórico-Artístico de España.
La Sierra de Francia en la actualidad
Aunque con los matices de los nuevos tiempos, aún el viajero puede encontrarse si viaja a la Sierra salmantina, con aquel óleo que tanto impresionara a Joaquín Sorolla. El cerdo de San Antón continúa su periplo por las calles albercanas y mogarreñas en busca su subasta "de conversión", las fiestas resuenan a gaita y tamboril y paleos en la plazuelas o la moza de ánimas, una 'mujerita' devota albercana, sale aún por las noches a pedir oraciones por las almas del Purgatorio. Incluso, cuando el arcón aún lo guarda para tales menesteres, aún puede toparse la mirada con el traje de vistas en su uso primigenio, en alguna boda serrana que traspasa los siglos.
Con el tiempo, la Sierra de Francia se ha ido fortaleciendo orgullosa de sí misma. Reserva de la Biosfera declarada por la UNESCO, con la mayor concentración de Conjuntos Histórico-Artísticos en una comarca española, pinturas rupestres, gastronomía única, vinos con denominación de origen… senderismo, tradiciones ancestrales, leyendas, naturaleza, deporte, folklore y gastronomía… Todo ello, como en uno de los óleos que inmortalizó Joaquín Sorolla a principios del siglo XX, nos lleva a la Sierra de Francia, en Salamanca.
Un destino de interior único e irrepetible que ofrece al visitante la oportunidad de viajar "a otro mundo" y traspasar el velo de los tiempos. Sin necesidad de pincel. O con él.
Oferta de destino
El Centro de Turismo Rural de Los Jardines del Robledo, ubicado en la localidad salmantina de San Miguel del Robledo (antiguo Arroyomuerto), en el corazón de este paraíso serrano, quiere homenajear y ofrecer un viaje siguiendo los pasos de Sorolla.
Las casas han sido levantadas piedra a piedra como antiguamente se hacía: con gruesos muros y vigas de castaños que consiguen que la estancia recoja calor en invierno y aporte frescor al verano, con una mirada a la sierra meridional, majestuosa, en espacio abierto sin tropiezos para deleitarse con los parajes de la “Francia” salmantina, el Pico Halcón, el castañar de San Martín o, de telón de fondo, las nieves casi perpetuas de la parva de Béjar.
Un jardín para olvidarse del mundo
Más de 450 especies entre árboles frutales y decorativos, arbustos, plantas autóctonas y ornamentales así como de huerta componen el mosaico de los Jardines del Robledo, un espacio único en la provincia e integrado en el entorno para transmitir, sin necesidad de palabras, la importancia de la Naturaleza, majestuosa representación.
De cara a mantener el interés a lo largo de todo el año cada mes tiene su rincón con las plantas características y una ejecución escultórica interpretativa, con la singularidad que da la colaboración e intervención de al menos 8 artistas. El resultado, siempre cambiante en función de la dinámica creativa a la que se incorporan también los visitantes mediante talleres y el efecto de la misma naturaleza proporciona un encanto especial en cada momento. El recorrido puede ser auto guiado contando con un pequeño mapa y placas explicativas situadas en las diferentes localizaciones.
Todo ello sin olvidar los recintos que dan comodidad a los sentidos, siempre tendentes a la busca del placer: el jardín temático, la leñera, la barbacoa, el cenador cubierto, el prado multiusos, el estanque, el siestero, el aparcamiento...
Oferta LECTORES + TURIA
Y para todos los clientes de + TURIA Revista Digital, los Jardines del Robledo quieren ofrecer un pack especial para que los 'vecinos' de Sorolla puedan recorrer los pasos de tan ilustre paisano.
*4 noches de alojamiento, dos personas: 190€ total
*4 noches de alojamiento, 3 personas: 230€ total
*4 noches de alojamiento, 4 personas: 250€ total

Válido desde el 15 de febrero hasta el 15 de julio.
Eso sí, recuerda decir en la reserva que eres LECTOR DE + TURIA Revista Digital para poder beneficiarte de esta oferta.










Referencias del artículo :

http://www.huffingtonpost.es/covadonga-pitarch/sorolla-imagenes-espana_b_4439617.html
http://turismosierradefrancia.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario