Ximo Puig prevé levantar el toque de queda el próximo lunes

La Generalitat permitirá la reapertura de espacios como el ocio nocturno “de manera progresiva”

La Generalitat prevé levantar el toque de queda el próximo lunes, 7 de junio, y empezar a reabrir espacios como el ocio nocturno de manera progresiva y "con prevención" ante el ligero repunte del virus en los últimos días en la Comunitat Valenciana. Así lo ha anunciado el president, Ximo Puig, en declaraciones a los medios en Elche y en una entrevista en la Cadena SER a dos días de la mesa interdepartamental COVID que acordará las nuevas medidas.

En general, la intención es continuar con la apertura progresiva desde la prudencia y "sin ir a una situación de abandono de las restricciones", mientras avanza la vacunación "al máximo": ya con un millón de valencianos con la pauta completa y al menos con una dosis en la provincia de Alicante.

Puig ha asegurado que "en principio" la intención es que el toque de queda, actualmente de 1 a 6 horas, finalice definitivamente a las 00 horas del lunes porque la Comunitat Valenciana lleva ya 11 semanas con una incidencia acumulada por debajo de 50 casos entre cada 100.000 habitantes.

Se trata de una situación "bastante consolidada" que cree que permite empezar a reabrir el ámbito nocturno y ayudar a sectores que han hecho un "sacrificio enorme" porque llevan mucho tiempo cerrados. Y todo ello, ha rogado, "siendo conscientes de que si continuamos siendo prudentes y utilizamos los espacios de la manera adecuada y con ventilación, podemos empezar a abrir".

En todo caso, el jefe del Consell ha vuelto a justificar que el toque de queda era necesario porque "era lo que había que hacer para llegar al verano en las mejores condiciones", un verano que espera "mucho más normalizado" y con capacidad de atraer turistas y reactivar la economía. Ha abogado así por aprovechar las buenas perspectivas de la economía valenciana y española para "superar la crisis a medida que superamos la pandemia" y que esta situación sirva para impulsar el empleo.

"Hagámoslo bien", ha suplicado a los valencianos, sin perder de vista que hay 25 personas en las UCI y que todavía hay ingresados en los hospitales. Por eso cree que la Comunitat Valenciana no se puede "permitir el lujo" de dar pasos atrás después de lograr la incidencia acumulada más baja de España y entre las regiones de Europa.

Sobre la ligera subida de los últimos días, Puig ha reconocido que es la consecuencia de "todo lo que significa la apertura y la movilidad" de estas semanas y ha pedido seguir con la prudencia, pero ha remarcado que todavía son cifras positivas.

Y ante la intención del Gobierno de reducir el uso de las mascarillas, ha defendido que dejen de ser obligatorias "más pronto que tarde" en las playas o en zonas naturales con brisa permanente, mientras cree que hay que ser muy prudente en lugares cerrados porque son "el símbolo de que el virus sigue ahí".

"Más allá de estos espacios, hay que ser muy prudente. No podemos avanzar más de lo que los indicadores nos permitan", ha constatado abogando por una apertura progresiva "en todos los aspectos".

Precisamente en las playas, el president ha destacado que los jóvenes informadores COVID que se contrataron el verano pasado este año cumplirán dos funciones más: asesoramiento turístico y para evitar ahogamientos, ante el aumento de los fallecimientos en el agua. "Parece que hayamos perdido el miedo al Mediterráneo, que es un mar tranquilo pero si no se le trata con respeto puede haber accidentes terribles", ha recordado.

.-

Comentarios