(VÍDEO) Llega al campo valenciano la robótica de última generación

Se llama VineScout y es un robot autónomo desarrollado por un equipo de una Universidad Politécnica de Valencia que aseguran es la solución perfecta para los viticultores.

El vehículo funciona a través de diferentes sensores, permite registrar en todo momento el estado de la vid y ayuda al viticultor a sacarle el máximo partido a la cosecha. Su tecnología se basa en la robótica, el big data y la inteligencia artificial que le permiten contar con un preciso sistema de navegación y un analítico método de procesamiento de datos.

El VineScout es fruto de siete años de trabajo y sus creadores aseguran que es el primer robot de observación vitícola totalmente eléctrico que existe. Tiene una autonomía para al menos dos jornadas y está desarrollado a nivel internacional desde un punto de vista agronómico, es decir diseñado desde el principio para una utilización en la agricultura.

Es capaz de medir, de forma totalmente autónoma parámetros clave del viñedo que permiten estimar sus necesidades hídricas (riego), el desarrollo vegetativo o anticipar la variación del grado de maduración dentro de la misma parcela. Todo ello lo hace gracias a la combinación de una serie de sensores ambientales, radiométricos y espectrales.

Así lo explica Francisco Rovira, director del Laboratorio de Robótica Agrícola (ARL) de la Universitat Politècnica de València “Con esta tecnología, el robot VineScout puede monitorizar el viñedo tantas veces como necesite el agricultor, ayudándole a hacer un uso más racional del agua y, en general, a conocer el estado del viñedo mediante indicadores objetivos, como diferencias en vigor de las plantas o propiedades de los frutos dentro de una misma parcela. De esta forma, le ayuda a vendimiar, abonar o regar de una manera más eficiente”.

.-

Comentarios


EN TITULARES