(VÍDEO) El agua de los desembalses llega a La Albufera

Las aportaciones hídricas que la borrasca Filomena realizó en gran parte de la cuenca del Turia, junto con las últimas lluvias, han obligado a la Confederación Hidrográfica del Júcar a realizar, desde principios de febrero, desembalses técnicos, cuyo objetivo es vaciar parcialmente los embalses, que están prácticamente llenos, a fin de que puedan cumplir sus funciones de laminación en el caso de avenidas. Es lo que se denomina “resguardo estacional”.

Los embalses que ahora están desembalsando son El Arquillo de San Blas (Teruel), Benagéber y Loriguilla (Valencia). En este caso, parte del excedente de esta agua desembalsada se redirige a través de las acequias hacia l’Albufera, para su mejora medioambiental.

En concreto, la Acequia de Favara está vertiendo 1,5 m3/s a la Rambla del Poyo, que desemboca en el lago de l’Albufera, aunque esta situación puede cambiar en función de cuáles sean sus necesidades de riego.

Por su parte, la Acequia del Oro está derivando 0,8 m3/s, caudal que en su mayor parte está llegando al lago de l’Albufera, dada las pequeñas necesidades de riego en esta época del año.

Estas aportaciones de agua se han realizado gracias a la colaboración de las Comunidades de Regantes de las Acequias de Favara y del Oro, quienes han dado todas las facilidades para que el agua desembalsada pueda transcurrir por sus acequias, así como con la supervisión de la Consellería d'Agricultura, Desenvolupament Rural, Emergència Climàtica i Transició Ecològica.

También hay que señalar que, desde el 15 de febrero, la Marjal dels Moros ha estado recibiendo unos 300 l/s a través de la Acequia Real de Moncada. Aunque, desde el pasado domingo 22 de febrero, las aportaciones son mucho menores, al estar prácticamente llena.

.-

Comentarios


EN TITULARES