viernes, 8 de mayo de 2020

La plaga de la avispilla del almendro se extiende por la provincia


+ TURIA | Se ha detectado su presencia en las comarcas del Alto Palancia, Hoya de Buñol, Ribera Alta, Vall d’Albaida, l’Alacantí, Marina Baixa y l’Alcoià
La Conselleria de Agricultura ha actualizado la situación de la plaga de la avispilla del almendro Eurytoma amygdali (Enderlein) en el territorio de la Comunitat Valenciana y adopta medidas fitosanitarias de control para evitar su propagación.

Se detectó por primera vez en la Comunitat Valenciana tras la campaña de 2015. En febrero de 2018 Conselleria declaraba la existencia de la plaga, se calificaba de utilidad pública la lucha contra la misma y se establecían las medidas fitosanitarias que debían adoptar los propietarios de parcelas afectadas.
Pese a estas medidas la plaga ha continuado su progresión en las explotaciones de almendros de diferentes comarcas, por lo que se considera ahora conveniente actualizar la resolución anterior con la inclusión de las comarcas del Alto Palancia, Hoya de Buñol, Ribera Alta, Vall d’Albaida, l’Alacantí, Marina Baixa y l’Alcoià, que se suman a las de Utiel-Requena, Valle de Ayora, Alt Vinalopó, Vinalopó Mitjà.
La nueva Resolución especifica que los propietarios de almendros afectados por la plaga de la avispilla (Eurytoma amygdali) de todas esas comarcas deberán:
– retirar y destruir las almendras afectadas antes de la salida de los adultos de avispilla para no contribuir a la diseminación de la plaga,
– realizar los tratamientos fitosanitarios en los momentos adecuados y con los productos recomendados por los servicios técnicos con competencias en materia de sanidad vegetal de la Conselleria de Agricultura,
– extremar las medidas de limpieza de la maquinaria de recolección para evitar que restos de almendras afectadas constituyan focos de dispersión de la plaga.
Lo anteriormente expuesto será de aplicación en el caso de los cultivos abandonados y árboles diseminados con almendras afectadas por la plaga de la avispilla, de acuerdo con el artículo 13 de la Ley 43/2002 de 20 de noviembre, de sanidad vegetal.
Asimismo, los almacenes receptores de almendra deberán destruir las almendras afectadas por la plaga de la avispilla recibidas en sus instalaciones.
En caso de incumplimiento de las medidas fitosanitarias obligatorias, Conselleria podrá aplicar el régimen de infracciones y sanciones reguladas en el título IV de la Ley 43/2002, de 20 de noviembre, de sanidad vegetal.
Este insecto realiza en primavera su puesta en la almendra recién cuajada, permaneciendo todo el año en su interior alimentándose de la semilla. En la primavera siguiente, una vez completado su ciclo biológico, practica un orificio en la cáscara por el que sale al exterior. Esta salida coincide con la presencia de almendras de la campaña siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario