miércoles, 3 de octubre de 2018

"Debemos seguir insistiendo en medidas de ahorro de agua y de utilización eficiente de los recursos"


+ TURIA | El presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Manuel Alcalde, ha anunciado en la Cadena SER que en breve se creará un grupo de trabajo entre la propia confederación, la Generalitat y la Diputación
Ahorro, desalación, regeneración... son los elementos principales de la hoja de ruta del nuevo presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Manuel Alcalde. En sus primeras declaraciones a un medio de comunicación, a la SER, ha anunciado que en breve quedará constituido un grupo de trabajo entre la propia confederación, la Generalitat y la Diputación para incidir en un elemento clave: la coordinación.

Actualmente, según Alcalde, esa coordinación falla no por falta de voluntad de ninguno de los actores sino porque cada uno tiene unas competencias, y si no hay coordinación es imposible actuar bien. A los ayuntamientos y a la Generalitat competen la limpieza de barrancos en zonas urbanas. La Generalitat debe emitir las autorizaciones medioambientales, y la Confederación autorizar otras actuaciones. Si no hay una coordinación y no se trabaja con tiempo se corre el riesgo de convertir en inútiles las actuaciones de esas administraciones.
Según Alcalde la sequía está remitiendo poco a poco. Los sistemas de Júcar y Mijares ya están dentro de la normalidad y en breve el sistema del Turia pasará de situación de alerta a la de prealerta. Pero dada la realidad del cambio climático -con sequías cada vez más frecuentes y con episodios de lluvias torrenciales cada vez más duros- apuesta por prevenir. Prevenir ahorrando, reutilizando y abriendo la puerta al agua desalada.
Y sobre sus prioridades a la hora de plasmar esa forma de dirigir la confederación, establece tres: primero, mejorar el estado ecológico del lago de la Albufera modernizando los regadíos de la Ribera del Júcar, reutilizando aguas regeneradas y mejorando las estructuras de saneamiento y ante tormentas de las localidades del entorno. Segundo, poner en funcionamiento todas las actuaciones del trasvase Júcar-Vinalopó (incluida la desaladora de Mutxamel) y por último evitar extracciones del acuífero de la Mancha Oriental que está sobreexplotado. En definitiva, recuperando masas de agua pero desde la eficiencia para generar nuevos recursos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario