lunes, 24 de septiembre de 2018

Sanidad buscará una solución a la problemática de accesibilidad y falta de espacio del Centro de Salud de Riba-roja


+ TURIA | El alcalde Robert Raga ha expuesto las deficiencias de la instalación a la nueva consellera de Sanidad, Ana Barceló y reclama un nuevo emplazamiento
El alcalde de Riba-roja, Robert Raga y el concejal de Sanidad, José Luis López se han reunido con la consellera de Sanidad, Ana Barceló para abordar las deficiencias del Centro de Salud de Riba-roja, que en reiteradas ocasiones han sido trasladadas a los responsables de Sanidad desde el inicio de la legislatura.

La coalición de gobierno en el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha denunciado continuamente las deficiencias en los accesos y en las instalaciones del actual centro de salud, especialmente por la carencia de rampas de acceso destinadas a las personas de movilidad reducida, además de los carros de bebés gemelares cuyas dimensiones superan con creces la amplitud de las aceras de los alrededores del edificio sanitario. Una protesta que ha sido avalada documentalmente por la Asociación para la Rehabilitación e inserción de la Diversidad Funcional en Riba-roja,  ARIDIF.
Asimismo, el gobierno acredita las deficiencias en algunas zonas del mobiliario de esta instalación pública, dependiente del área del hospital de gestión privada de Manises y la falta de espacio para dependencias como la sala de extracciones. A ello se unen los problemas de aparcamiento tanto para los usuarios como para los facultativos que allí trabajan.
“Seguimos sufriendo las consecuencias de un centro de salud insuficiente, cuya ubicación ya auguraba que en pocos años estaría sobredimensionado como consecuencia del aumento poblacional”, asegura el alcalde de Riba-roja, Robert Raga quien sigue reclamado “un centro de salud en un nuevo emplazamiento que atienda las necesidades sanitarias de los vecinos y vecinas de Riba-roja para las próximas décadas”
Ya en 1994, el gobierno municipal dirigido por el alcalde socialista Juan Antonio Toledo suscribió un convenio con el que fuera conseller de Sanidad, Joaquín Colomer. En virtud de este acuerdo, el Ayuntamiento de Riba-roja se comprometía a la cesión de 3.000 metros de terrenos en la zona de La Mallà para la construcción de un centro de salud para la población, mientras que la consellería se hacía cargo del equipamiento del centro y de los gastos de personal.
Este documento se acompañó de 2000 firmas, por las que los vecinos reclamaban un centro de salud que respondiera a las necesidades sanitarias de la población.
A pesar de ello, con la llegada del Partido Popular al gobierno cambió el rumbo de las negociaciones y finalmente en 1999, se inició la construcción del centro de salud en el actual emplazamiento de la calle Colón, en el Barranc dels Moros.
El centro entró en funcionamiento en el año 2002 con un proyecto para atender a unos 13.000 habitantes de aquella época sin la perspectiva del aumento poblacional que ha experimentado la localidad hasta la fecha.
Este aumento demográfico dejaba al descubierto las principales deficiencias de la instalación como la falta de espacio para desarrollar algunas especialidades  de atención primaria, como la rehabilitación o la preparación al parto o la lactancia.
En este primer encuentro con la nueva titular de Sanidad, Robert Raga le ha presentado los documentos que acreditan el compromiso que el Gobierno Valenciano adquirió en 2006 para la creación de un nuevo centro de salud y especialidades que atendiese las necesidades sanitarias como consecuencia del aumento demográfico y que finalmente no fue resuelto.
Ante esta inoperancia de las administraciones, el Ayuntamiento de Riba-roja se ha visto obligado a continuar con su lucha y a realizar alguna actuación puntual en la zona para paliar la mala accesibilidad, como la colocación de barandillas, el cambio de pavimento de las aceras por material antideslizante o suavizar las rampa existente .
Asimismo, el pasado mes de enero, el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria llegó a un acuerdo con los propietarios de 7.300 metros cuadrados del Barranc dels Moros, que permitirá eliminar el terraplén existente que impide actualmente la conexión directa entre el centro de salud y los barrios adyacentes al edificio sanitario. El coste de la operación supuso el desembolso de 780.000 euros de las arcas municipales.
La titular de Sanidad se ha comprometido a establecer una hoja de ruta en la que se estudien exhaustivamente la problemática del actual centro de salud y se busque la solución adecuada. Por su parte, el alcalde de Riba-roja, Robert Raga ha puesto sobre la mesa la disposición del consistorio para llegar a acuerdos respecto a los terrenos o a la compra del patrimonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario