jueves, 23 de agosto de 2018

Aparece en la fosa 128 de Paterna una cuarta saca a casi cinco metros


+ TURIA | Una nueva capa de cal alerta al equipo arqueológico cuando los trabajos iban a concluir tras la recuperación de 62 víctimas
Aún queda esperanza para los familiares que anhelan recuperar los restos de sus seres queridos de la fosa 128 del cementerio de Paterna. Tal como informa el diario Levante, cuando los trabajos iban a concluir después de encontrar los restos de 62 fusilados por el Franquismo, en lugar de los 120 o 130 que se presuponía en un principio, el equipo arqueológico ha detectado que, más allá de los 4,5 metros de profundidad excavados, había nuevos restos de cal y más víctimas.

«Cuando acabamos de exhumar la tercera saca parecía que ya habíamos llegado al fondo. Antes de concluir siempre rascamos la tierra y hacemos catas para asegurarnos, pero en este caso eso no fue ni necesario, rascando salió una nueva capa de cal», explica Miguel Mezquida, arqueólogo director de ArqueoAntro. Esta cuarta saca ha aparecido tres meses y medio después de que se iniciaron los trabajos, subvencionados con 200.000 euros de la Diputación de València, por lo que es la excavación más larga hasta ahora. «Pasaremos de los cinco metros de profundidad y, si hay una quinta saca, será una barbaridad. No se suele exhumar con esta profundidad en fosas de esta tipología», añade el arqueólogo, quien reconoce que esto «dificulta mucho el trabajo».
Daniel Galán, presidente de la asociación de familiares, asegura que por un lado tienen «unas ganas enormes por acabar, pero por otro, es una alegría que aparezcan más víctimas». «Fue descorazonador cuando casi la damos por concluida; ahora tenemos esperanza», apunta, al mismo tiempo que explica que la 128 «es una fosa de sorpresas, porque los restos no aparecieron hasta los tres metros, cuando en otras ya no hay más, y ahora nos podríamos ir hasta los siete».
Como ya publicó Levante-EMV, las investigaciones rebelan que en esta fosa podría haber hasta 130 víctimas, la mayoría agricultores, además de los restos de dos mujeres. De confirmarse, sería una de las más grandes abiertas en España. En concreto, los asesinatos se produjeron el 23 de octubre de 1940, el 14 y 30 de enero de 1941, y el 15 de marzo del mismo año.
Estas exhumaciones se llevan a cabo al mismo tiempo que las de la fosa 112, que se abrió el pasado lunes y en la cual ya se han encontrado las primeras víctimas bajo la cal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario