jueves, 17 de mayo de 2018

Más de cien municipios han participado en las jornadas de Divalterra sobre el Pacto de las Alcaldías por el Clima y la Energía



+ TURIA | El área de Medio Ambiente ha trasladado en diez comarcas las primeras acciones a realizar para la elaboración de los diferentes documentos que conlleva esta iniciativa
La empresa pública de la Diputación de Valencia, Divalterra, continúa con su ciclo de jornadas formativas dirigidas a responsables municipales de la provincia de Valencia para explicar las claves del Pacto de las Alcaldías por el Clima y la Energía, iniciativa europea que tiene el objetivo de reducir las emisiones de CO2 en un 40% antes de 2030 y de la que la Diputació de València, a través de su área de Medio Ambiente, actúa como coordinadora territorial.


Así, la empresa pública ha organizado encuentros en las comarcas de La Ribera Alta y la Ribera Baja, Requena-Utiel, Los Serranos, El Rincón de Ademuz, La Vall d’Albaida, La Costera, La Safor, La Canal de Navarrés y Camp de Morvedre.
En estas visitas, técnicos del área de Medio Ambiente ha explicado las claves del Pacto y las primeras acciones a realizar para la elaboración de los diferentes documentos que conlleva esta iniciativa.
Igualmente, se ha informado de la ruta de doce jornadas anunciadas por la vicepresidenta de la Diputació, Maria Josep Amigó, y el diputado de Medio Ambiente, Josep Bort, que profundizan en aspectos como la movilidad eléctrica, el autoconsumo, la transición y la pobreza energética.
Así, el diputado Josep Bort explica que “aunque el cambio climático es una problemática global, los municipios son los que pueden emprender acciones para hacerle frente. Por ello es importante hacerles llegar toda la información y las herramientas necesarias para que se cumplan los compromisos que implica la adhesión el Pacto”.
En este sentido, la gerente de Divalterra, Agustina Brines, subrayaba en la reunión celebrada en Gandia que “lo más importante es que todos, administraciones y ciudadanía, seamos conscientes de que la suma de muchas acciones puede ejercer de motor para hacer frente a este desafío” y mostró su satisfacción por haber pasado “de las 15 adhesiones al pacto de 2015 a las 222 que hay en la actualidad, lo que demuestra que la implicación de los municipios es real”.
Dos fases: recopilación de datos y estudio
En una primera fase, se recopilarán en cada población los datos referentes a los consumos de energía en el municipio, que permitirá la elaboración del Inventario de Emisiones de Referencia (IER).
En el IER, se evalúan los consumos de electricidad y combustible, tanto del sector municipal —instalaciones públicas, alumbrado, flota municipal y transporte público— como del no municipal —instalaciones y equipamientos del sector terciario, edificios residenciales y transporte privado y comercial— para establecer medidas que permitan reducir consumos de energía y promover nuevas prácticas dirigidas a mitigar el cambio climático.
En una segunda fase se realizará el estudio de Evaluación de Riesgos y Vulnerabilidades de cada municipio para reducir los posibles daños derivados del cambio climático sobre población e infraestructuras. De manera paralela, se elaborará un catálogo de medidas, concretas y adaptadas a cada municipio, para reducir el consumo de energía y promover nuevas prácticas dirigidas a mitigar los efectos del cambio climático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario