lunes, 30 de abril de 2018

Cientos de personas participan en la apertura de la Puerta Santa de la ermita de San Vicente Ferrer de Llíria


+ TURIA | Ha sido declarada templo jubilar por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en el Año Jubilar Vicentino
Cientos de personas participaron ayer, domingo, en la apertura de la Puerta Santa de la ermita de San Vicente Ferrer de la localidad de Llíria, declarada templo jubilar por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, en el Año Jubilar Vicentino.

Tras la apertura de la Puerta Santa tuvo lugar la solemne eucaristía de inicio del Año Santo Vicentino, presidida por el prior de la Cofradía de Sant Vicent Ferrer de Llíria, Vicente Miguel Cerezo, en la que tomaron parte autoridades políticas y civiles edetanas así como representantes de la Junta Central Vicentina y de los Altares Vicentinos.
El rito inicial comenzó con el rezo de oraciones en la olivera, junto a la ermita, donde según cuenta la tradición, San Vicente Ferrer predicó y obró el milagro de la fuente.
A continuación, los asistentes procesionaron hasta la ermita donde, tras descubrir la placa conmemorativa, Vicente M. Cerezo abrió la Puerta Santa diciendo “abridme las puertas del triunfo y entraremos a dar gracias al Señor. Esta es la puerta del Señor, entremos por ella para obtener su gracia y su misericordia”.
Posteriormente tuvo lugar la misa de apertura del Año Jubilar Vicentino, oficiada por Cerezo y concelebrada por párrocos y sacerdotes hijos de Llíria y del arciprestazgo.

FOTOGRAFÍAS : M.GUALLART/AVAN

No hay comentarios:

Publicar un comentario