martes, 9 de enero de 2018

Riba-roja dispondrá en 2019 de un gran cinturón ciclo-peatonal que conectará todo el municipio

+ TURIA | El Ayuntamiento está ejecutando las obras de ampliación desde la Mallà hasta la conexión con la Ruta de Les Rodanes
Riba-roja será uno de los municipios de la provincia mejor conectados a través de carril ciclo-peatonal, gracias a las obras que el Ayuntamiento está ejecutando, en el marco del proyecto EcoRiba, y que permitirán ampliar en 575 metros lineales el actual recorrido.

El tramo en ejecución parte del final de la Calle Arrossals, junto al Polideportivo, en la Urbanización La Mallà, hasta el camino agrícola que cruza la CV-37 y que linda con la Ruta de les Rodanes, por la antigua vía del tren.
El nuevo trazado tendrá 3 metros de anchura y estará realizado con asfalto, un pavimento mucho más flexible y con mayor agarre que el hormigón. Además dispondrá de un vallado de material reciclado que no necesita mantenimiento, que garantizará la seguridad del ciclista y del peatón.
Se ejecutarán dos ramales de camino verde. El primero con una longitud de 575 metros que unirá el carril bici existente con el tramo final del Barranco de Porxinos, que conecta con los caminos rurales que suben al Parque Natural de Les Rodanes.
El segundo tramo, con una longitud de 77 metros conectará el tramo de carril bici con el Barranco de Porxinos y servirá de nexo de unión con la futura conexión que unirá el Parque Natural del Túria con Les Rodanes, evitando en todo momento las intersecciones con el tráfico rodado.
El proyecto incluye la restauración del puente del Barranco de Porxinos que se habilitará como pasarela peatonal. Paralelamente está prevista también la recuperación patrimonial del antiguo apeadero existente al final del trazado.
El Ayuntamiento de Riba-roja incrementa así su apuesta por la movilidad sostenible y segura, tras la inauguración en noviembre de 2016 de la vía ciclopeatonal de 2,5 kilómetros que atraviesa el casco urbano y que enlaza con los más de tres kilómetros de carril bici que, en paralelo a la CV-370, comunica las urbanizaciones de Els Pous, Valencia la Vella, La Llobatera y Masía de Traver con el centro de la localidad.
Paralelamente, el consistorio está trabajando conjuntamente con la Diputación de Valencia, en un nuevo proyecto que conectará a través de un carril ciclo-peatonal el casco urbano con las Urbanizaciones de la zona Norte. Se trata de la construcción de dos rotondas en la CV-336, una junto al puente en su conexión con la carretera de La Pobla de Vallbona y otra en el acceso hacia la población de La Eliana, con el objetivo de mejorar la seguridad vial de la zona y facilitar la conexión de esta zona residencial con el centro urbano.
“Nuestro objetivo es completar la columna vertebral de comunicación que iniciamos en 2016 uniendo las urbanizaciones con los centros educativos y deportivos de Riba-roja a través de ciclocalles, favoreciendo el uso de la bicicleta como medio de transporte saludable, ecológico y económico’, asegura el alcalde, Robert Raga.

Raga ha destacado la importancia de “facilitar el acceso de los ciudadanos al Parque Natural de les Rodanes y al Parque Natural del Túria desde cualquier punto del casco urbano”

No hay comentarios:

Publicar un comentario