viernes, 24 de noviembre de 2017

“Estamos tan al borde del abismo que tenemos que diversificar nuestras actividades y tocar diferentes sectores"

+ TURIA | La Diputación ayuda a Castielfabib a luchar contra la despoblación con un proyecto que fomenta la economía local  | La idea es aprovechar los recursos de los que dispone el municipio y los atractivos de su entorno natural para facilitar la llegada de nuevos habitantes al pueblo
Con alrededor de 330 vecinos y vecinas, Castielfabib es el segundo municipio del Rincón de Ademuz con menos densidad de población, 3,1 habitantes por km2. Al igual que otras localidades de la zona, los ciudadanos y ciudadanas del pueblo se enfrentan a las dificultades propias de una comarca deslocalizada de la Comunitat Valenciana, con servicios derivados en otras comunidades autónomas, entre otros retos a los que la población ha de enfrentarse día a día.

Sin embargo, se trata de un municipio que, en palabras de Araceli Bolinches, ingeniera agrónoma y becaria del programa de Gestión del Talento de la Diputació de València, ofrece muchas posibilidades, como su biodiversidad, la calidad del agua, los parajes naturales, su cultura o su riqueza arquitectónica. Elementos que pueden hacer de la localidad un lugar atractivo para asentarse y vivir en él y por los que apuesta Araceli en su proyecto desarrollado en el ayuntamiento del pueblo. Su objetivo, conseguir mantener vivo el municipio, que no desaparezca.
“Estamos tan en el abismo que tenemos que diversificar nuestras actividades y tocar diferentes sectores”, reconoce el alcalde de Castielfabib, Eduardo Aguilar. El proyecto partió desde un enfoque relacionado con el fomento de la agricultura ecológica, pero en su desarrollo se decidió ampliar para abarcar mayores posibilidades. “Hace falta activar la economía local, dar apoyo integral a la gente que viene de fuera, dar información y asesorar”, ha señalado Araceli Bolinches.
La becaria de Gestión del Talento hace referencia a las dificultades que supone vivir en un municipio de estas características, pero también a las enormes posibilidades que ofrece, especialmente en el ámbito del turismo activo. El proyecto se ha centrado hasta ahora en la creación de una bolsa de viviendas e instalaciones, un banco de tierras agroecológicas, una bolsa de empleo y una oficina abierta móvil, todo para facilitar la llegada de nuevos habitantes al pueblo y mantener a la población existente.
El siguiente paso será la ampliación de recursos, dando atención a las personas que se han interesado por el municipio y por las opciones que ofrece en el ámbito laboral, especialmente en lo referido al teletrabajo y turismo activo, así como difundir el proyecto en diferentes foros relacionados con el ámbito de la despoblación. Asimismo, el diputado de Contratación y Proyectos Europeos, Bartolomé Nofuentes, ha ofrecido asesoramiento al equipo en la búsqueda de financiación europea para que la idea pueda tener continuidad en el futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario