jueves, 26 de octubre de 2017

La sequía obliga a cerrar todas las fuentes de Teruel a excepción de la del Torico

+ TURIA | Se reducirá el riego de los parques / Esta situación se enmarca en la prealerta que hay en la capital vecina por el bajo nivel de agua embalsada en El Arquillo
El cierre de todas las fuentes de Teruel, a excepción de la del Torico, y la reducción del riego en los parques son las primeras medidas adoptadas este miércoles en la comisión de seguimiento de la sequía reunida en el consistorio de la capital turolense.

Esta reunión se enmarca en la situación de prealerta en la que se encuentra el municipio debido al bajo nivel de agua embalsada en el pantano de El Arquillo, de donde se abastece la capital.
Según ha explicado a los medios el concejal de Medio Ambiente, Julio Esteban, entre las medidas a poner en marcha está incidir en la concienciación ciudadana para un uso responsable del agua, con medidas de sensibilización dirigidas a los habitantes de la ciudad.
Además, se van a dejar sin servicio todas las fuentes de la ciudad, excepto la de la Plaza del Torico por su carácter emblemático, aunque se reducirá su caudal.
También se va a reducir el riego de parques y jardines, aunque sin dañar las especies vegetales, y se va a eliminar "el agua de la limpieza de las calles" como ya se venía haciendo, ha dicho.
Dentro de un mes, ha anunciado el concejal, se volverá a reunir este comité para evaluar los resultados de estas medidas y analizar si es necesario poner en marcha otras nuevas, en función de la evolución de la situación.
Por su parte, Jesús Cachaza, responsable de Aguas de Teruel, empresa encargada del suministro en la ciudad, ha explicado que el agua que procede de los pozos de San Blas es de una "calidad excelente".
Con la situación actual, la Confederación Hidrográfica del Júcar ha decidido reducir al 70 por ciento el suministro de agua a la ciudad desde el embalse del Arquillo y ha optado que el resto se haga desde estos pozos.
Sobre el cierre de las fuentes, Cachaza ha recordado que es una medida que se toma anualmente en el mes de noviembre para evitar roturas por las heladas, así que este año "simplemente" se adelantará unas semanas.
Cachaza ha dicho que la situación "es grave, pero no extremadamente grave" al no darse problemas de suministro, aunque ha confiado en que llueva en los próximos meses y la situación mejore.

No hay comentarios:

Publicar un comentario