martes, 31 de octubre de 2017

La Policía Local de Vilamarxant se forma para hacer tests de consumo de drogas

+ TURIA | Una quincena de agentes han participado en un curso de 25 horas de formación
El consumo de drogas está detrás de muchos accidentes de circulación con víctimas mortales. Según datos de la Dirección general de tráfico del 2016, alrededor del 40% de los conductores fallecidos en carretera presentaban en su organismo restos de drogas o alcohol en el momento del siniestro.

Para ayudar a reducir estas cifras, la Policía Local de Vilamarxat ha recibido un curso para hacer controles de drogas. 15 agentes del cuerpo han asistido a 25 horas de formación en las que han aprendido a emplear los dispositivos que determinan la presencia en el organismo de diferentes tipos de sustancias estupefacientes, mediante un análisis de una muestra de saliva. La formación está homologada por el Instituto Valenciano por la Seguridad Pública (IVASPE).
La saliva, a diferencia de la sangre o la orina, proporciona un diagnóstico rápido del consumo de la sustancia, sin ser necesaria la utilización de equipos o personal sanitario.
Si el resultado de la prueba es positivo, se saca una segunda muestra que se lleva a un laboratorio homologado para hacer el análisis detallado y certificar o descartar ese positivo.
Dentro de la formación que han recibido los agentes locales, se ha incluido una parte práctica que se ha desarrollado en uno de los polígonos del municipio. En ella, se hicieron 17 controles y se detectaron tres positivos, dos por cannabis y uno de cocaína.
Algunos datos sobre el consumo de drogas al volante
Resulta llamativo el dato del número de positivos detectados al volante a nuestro país. Según la DGT, en 2016, de los 61.000 controles selectivos de droga que se hicieron, un 39% dieron positivo. Una proporción muy superior a la registrada en los tests de alcoholemia, donde los positivos se situaron en el 1,5%.
El estudio también muestra que conducir después del consumo de estas sustancias es un hecho frecuente. El cannabis y la cocaína son las sustancias que se detectan con mayor frecuencia.
Además, según un estudio que realiza el Ministerio del Interior cada dos años, se calcula que 12 de cada 100 conductores se ponen al volante después de haber consumido algún tipo de sustancia narcótica diferente al alcohol.
Sanciones
Conducir bajo el efecto de las drogas o no someterse a las pruebas para su comprobación puede suponer una sanción administrativa con una multa de entre 500 y 1.000 euros y la retirada de 6 puntos del carné de conducir.
Si los agentes consideran que la persona es un peligro para la circulación, se puede aplicar una sanción penal, con prisión de tres a seis meses, multa de seis a doce meses o trabajos a beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, así como privación del derecho a conducir de 1 hasta 4 años.
Con esta formación, el cuerpo de Policía Local de Vilamarxant quiere adquirir conocimientos para ponerlos en práctica y aumentar la seguridad del tráfico rodado en el municipio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario