viernes, 1 de septiembre de 2017

La peña ciclista Pedal ve cumplido su sueño de tener una salida de etapa de la Vuelta en Llíria

+ TURIA | Los miembros de una de las peñas más antiguas del país, con 85 años de existencia, agradecen a la Diputación la oportunidad de disfrutar de la ronda ciclista en su pueblo / Algunos de sus integrantes, como Francisco Igual, han compartido pelotón con figuras del ciclismo como Federico Martín Bahamontes

Paco ha visto cumplido su sueño de poder disfrutar de la Vuelta a España en su pueblo, en Llíria. Nació hace 85 años, coincidiendo con la creación de la peña ciclista Pedal, la decana en tierras valencianas y una de las más antiguas del país. Agradece a la Diputación de Valencia su apuesta por el ciclismo y por traer la carrera a la provincia, lo que le ha permitido conocer de cerca el gran circo de la Vuelta.

Francisco Igual fue campeón de España de Ciclismo y compartió pelotón, entre otros, con leyendas como Federico Martín Bahamontes o Salvador Botella, que obtuvo sus grandes éxitos en el Giro de Italia. Paco practicó el ciclismo de élite en un tiempo muy distinto al actual, donde “no podíamos con unas bicicletas que eran muy pesadas y con terrenos muy duros que nada tienen que ver con las carreteras actuales”.
Como el resto de integrantes de la peña Pedal, cuyo local en la capital edetana está repleto de recuerdos de casi un siglo del mejor ciclismo, no quisieron pasar la oportunidad de acompañar la salida de la séptima etapa de la Vuelta desde Llíria, desde una avenida Plà de l’Arc que nunca había amanecido con semejante transcurrir de ciclistas y aficionados. Miles de personas dando vida a la gran fiesta del ciclismo.
Paco Igual ya no sale a las carreteras de la comarca con sus compañeros, pero comparte con ellos la preocupación por la seguridad y el estado de algunos tramos, frentes en los que trabaja la Diputación de Valencia, a través del área de Carreteras que dirige Pablo Seguí, para reforzar la seguridad de los ciclistas, tanto los que salen a pasear como los deportivos, y también de los viandantes.
En Llíria, como en la jornada anterior en Sagunto, se vivió la gran fiesta de un deporte exigente y espectacular, con muchísima afición en una tierra en que sólo el fútbol le supera en licencias federativas. Pero el ciclismo es mucho más que las grandes rondas y las pruebas de élite que, como la Vuelta, vertebran el territorio y asumen cada vez más su papel como dinamizador turístico y escaparate de los pueblos y ciudades que atraviesa.
El ciclismo es un deporte cada vez más participativo e igualitario, extremo que no ha pasado desapercibido en el área de Deportes de la Diputación, desde donde se ha promovido, junto a la Federación Valenciana de Ciclismo que preside Amadeo Olmos, la primera Volta a València de Féminas, que este año ha cumplido su segunda edición.
Esa afición creciente, que cada vez presenta un mayor número de aficionados que a diario, y en especial los fines de semana, se lanzan a las carreteras de la provincia para practicar su deporte favorito, ha llevado a la institución provincial a tomarse muy en serio el refuerzo de las medidas de seguridad en la red provincial de carreteras, que se extiende a lo largo de 1.800 kilómetros.
Medidas básicas como una buena señalización, el mantenimiento y mejora del firme y la mayor amplitud de los arcenes en los tramos en los que es posible. Pero también proyectos de luces largas como el Plan de Vías Ciclopeatonales que prevé abrir este tipo de carriles para uso de peatones y ciclistas a lo largo de 132 kilómetros de la provincia, con el objetivo de mejorar la seguridad no sólo en los recorridos más largos, sino también en trayectos cortos y rutas entre municipios.
La Diputación no sólo ha cumplido el sueño de Paco y de muchos aficionados que durante décadas han seguido la Vuelta. También vela por la seguridad de estas y otras generaciones que se suman a la pasión por el ciclismo y vertebra el territorio conectando municipios y personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario