lunes, 22 de mayo de 2017

"Por fin podemos recuperar a nuestros familiares y enterrarlos dignamente"

+ TURIA | La Diputación inicia la excavación de una de las fosas de la Guerra Civil más grande de España ubicada en el cementerio de Paterna
La diputada de Memoria Histórica, Rosa Pérez Garijo, ha asistido al inicio de los trabajos de excavación y exhumación de la fosa número 113 del cementerio de Paterna, una de las más grandes de España. El equipo de arqueólogos, siguiendo los testimonios de familiares y de los registros municipales, espera encontrar tres sacas con alrededor de 60 fusilados por la represión franquista.

“Para nuestro equipo de gobierno estas actuaciones son fundamentales, es algo que se debería de haber hecho hace muchísimos años y por lo tanto constituye una prioridad para el área de Memoria Histórica”, ha manifestado la diputada. Pérez Garijo ha declarado que la mayor parte del presupuesto del área que lidera está destinado a la exhumación de fosas comunes porque, en sus palabras, “pensamos que es una asignatura que teníamos pendiente y que ya no puede demorarse más”.
Durante el curso de la excavación, el equipo de arqueólogos podría enfrentarse a diversos problemas debido a la poca fiabilidad de los datos; uno de ellos son las aperturas de la fosa no registradas, tal y como ha quedado constatado en la número 82. Esta exhumación, también financiada por la Corporación provincial, dio comienzo el pasado 18 de abril y los expertos esperaban encontrar los cuerpos de unas 20 víctimas, encontrando finalmente dos de ellas.
“Pensamos que la fosa ha sido alterada en las exhumaciones que se hacían durante la transición e incluso antes, las cuales no tienen una metodología científica”, ha declarado el director arqueológico de la Asociación Científica ArqueoAntro, Miguel Mezquida. Una vez los expertos lleguen a niveles geológicos, la mayor cantidad de víctimas que se espera encontrar son las fusiladas el 18 de enero de 1940, dos de las cuales se tiene constancia de haber sido trasladadas a nicho y otras 52 deberían de seguir en la fosa común.
“Por fin podemos recuperar a nuestros familiares, enterrarlos dignamente y que no se olvide la barbarie que se hizo”, ha manifestado Evaristo Ribes al recordar a su tío Nicasio Ripoll Ortolà. Nicasio fue el último alcalde republicano de la Pobla Llarga quien, pese haberle sido concedido el indulto, fue fusilado a los 33 años en el llamado Paredón de España.
La búsqueda familiar de un investigador
Todo empezó por la búsqueda personal de Santiago Vallés, sobrino nieto de Francisco Núñez Miquel, quien fue fusilado el 18 de enero de 1940 en el cementerio de Paterna. A partir de sus averiguaciones, pudo ponerse en contacto con familiares de las víctimas de municipios como Rafelbunyol, La Pobla Llarga, Ontinyent, Silla y Carlet, entre otros, y crear la Asociación de Familiares de Víctimas del Franquismo de la Fosa Común 113.
Vallés inició hace años la investigación empeñado en encontrar los restos de su tío abuelo. Para ello, fue necesario desplazarse a Salamanca para consultar el archivo de la Guerra Civil, la causa general de l’Alcúdia –municipio de donde era nativa la víctima–, y a la unidad de archivos militares del Ministerio de Defensa, donde recuperó el juicio sumarísimo. “Pero es responsabilidad del Estado iniciar los procesos de oficio y ayudar a las familias. No puedes pedirle a la gente mayor que haga todo ese periplo, es un trámite burocrático demasiado complejo que hay que añadir al drama que han sufrido”, ha declarado.
Por ello, el portavoz de la asociación ha agradecido a la diputada encargada del área de Memoria Histórica haber comenzado la línea de subvenciones de la Diputación de Valencia “que es fundamental, y sin la cual no estaríamos aquí”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario