domingo, 26 de marzo de 2017

La Diputación y el Colegio de Médicos de Valencia premian a Francisco Valls como médico rural del año

+ TURIA | El galardón reconoce la trayectoria profesional de un colectivo “aún imprescindible y poco reconocido” que atiende a más de 200 municipios de las comarcas valencianas
El Colegio de Médicos de Valencia, en colaboración con la Diputación, ha galardonado al doctor Francisco Valls a la Mejor Trayectoria Profesional de Médico Rural. El premio, que celebra su segunda convocatoria, de carácter anual, nació para poner en valor la buena labor de este colectivo médico, que atiende a los vecinos y vecinas de más de 200 municipios valencianos con una población menor de 10.000 habitantes.

La diputada de Bienestar Social y Educación, Mercedes Berenguer, ha presidido el acto acompañada por la presidenta de la Fundación del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Valencia (ICOMV), Mercedes Hurtado, y el secretario de la Fundación del Colegio de Médicos, Francisco Fornés. “Es necesario encontrar espacios y momentos para hablar de los médicos rurales y hacerlos presentes”, remarcó la diputada desde su visión personal como enfermera.
Francisco Valls comenzó su labor en una localidad pirenaica de Espot, donde conoció a su mujer Mercè y pudo disfrutar de su afición por el esquí y el montañismo, y más tarde se trasladó a la atención primaria en diversos pueblos de la Comunidad Valenciana. Valls ha participado en numerosos cursos y talleres sobre patologías de riesgos cardiovasculares, además de formar parte de numerosos congresos y ponencias y ser coautor de obras sobre la hipertensión y enfermedad renal crónica. Asimismo, es una figura muy activa en redes sociales, especialmente Twitter, donde publica recomendaciones de salud y estilos de vida saludable.
Valls ha reivindicado que la sanidad debe ser pública, universal y de calidad, además de recordar que “se está tratando con la salud de las personas y hay compañeros que por razones geográficas todavía tienen dificultades”. “La medicina rural tiene un carácter único al tratar a un paciente, aliviando a él y sus familiares, y eso es el verdadero premio”, ha añadido.
El premiado, que no tiene antecedentes de médico en la familia, es presidente de la Sociedad Valenciana de Hipertensión Arterial y Riesgo Vascular y ha sido miembro de la cátedra Semergen-Esteve de cronicidad de la Universidad Católica de Valencia y de la Cátedra Semergen de cronicidad en la Universidad Europea de Madrid y Valencia.
“El médico rural es un oficio aún imprescindible y poco reconocido”, ha remarcado Francisco Fornés. Gracias a las nuevas tecnologías, las carreteras y los medios de comunicación el médico rural ha dejado de ser una figura aislada, pero todavía tiene una falta endémica de recursos. Por su parte, Mercedes Hurtado recordó que el premio cumple su segunda edición gracias al apoyo de la Diputación de Valencia, además de ceder el entorno del Salón Alfons el Magnànim del Centre Cultural la Beneficència.
Valencia y su tradición histórico-médica
El acto ha concluido con la presentación del libro biográfico del doctor Faustino Barberà, por parte de su autor Jose Luis Fresquet. Barberà desempeñó un papel fundamental en el campo de medicina valenciana en el siglo XIX, en un momento en que España está “atrasada desde el punto de vista científico y tiene que europeizarse”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario