martes, 24 de enero de 2017

La Diputación realiza 57 intervenciones de emergencia para evitar el aislamiento de municipios valencianos durante el temporal

+ TURIA | Los vecinos de la zona han expresado su malestar por el "aislamiento y la falta de respuesta de las instituciones ante una la situación de extrema gravedad sufrida estos días"; la CV-345 entre Higueruelas y La Yesa continúa cortada por la caída de un cable
La Diputación de Valencia ha realizado 57 intervenciones de emergencia, relacionadas con la mejora de las comunicaciones de los municipios, la limpieza de accesos en los cascos urbanos y la retirada de árboles caídos, durante el temporal de nieve que ha dejado paisajes insólitos entre el pasado martes y este domingo en las comarcas valencianas. 

El presidente de la Diputación, Jorge Rodríguez, ha seguido de cerca la evolución del dispositivo de Vialidad Invernal, compuesto por un equipo de 400 personas, entre efectivos del Área de Carreteras y los brigadistas de Divalterra, además de una treintena de máquinas, que ha trabajado intensamente en la extensión de sal para prevenir el hielo en las carreteras, la retirada de nieve acumulada sobre las vías y el soporte a los vecinos de las localidades especialmente afectadas por el temporal.
El diputado de Carreteras, Pablo Seguí, ha destacado que este lunes todas las carreteras de la red viaria provincial “se encuentran ya abiertas tras el episodio de nieve, pero quedan tres tramos cortados por incidencias puntuales que se están resolviendo en la CV-391 de Requena al Remedio, por un socavón; en la CV-651, de Moixent a Aielo de Malferit, por un desprendimiento; y en la CV-345, de Villar a Titaguas, por una caída de cable”.
Desde que se produjera la declaración de preemergencia el martes 17 por nevadas en el interior sur de Valencia, comenzaron las labores preventivas para paliar los efectos del temporal de heladas y nevadas en la demarcación de Utiel-Requena, una de las más afectadas, especialmente en la comarca del Valle de Cofrentes-Ayora.
Los esfuerzos se centraron en la  CV-391, de Utiel a Las Nogueras; la CV-392, de Requena al Remedio; la CV-395, de Requena a Chera; y la CV-471, en la travesía de La Loberuela. A partir del viernes 20, además, se produjo la caída de cables eléctricos en las carreteras, incidentes que en buena parte gestionó Iberdrola con ayuda de la Diputación de Valencia.
Algunos incidentes destacados de la demarcación ocurrieron en Chera donde el personal de Carreteras despejó la CV-395 y escoltó a un autobús de transporte escolar para permitir al retorno de éste a la población y abrió paso a una ambulancia para dos pacientes que precisaban tratamiento de diálisis en el hospital de Requena.
Con objeto de que se pudieran poner en funcionamiento generadores eléctricos, las brigadas de Conservación y Explotación ayudaron a Iberdrola a acceder a los transformadores municipales de Villargordo del Cabriel, Fuenterrobles y las urbanizaciones de Casas de Medina  y El Hontanar en Utiel.
Por otra parte, en la demarcación de Villar del Arzobispo la virulencia de las nevadas provocó el aislamiento de numerosos núcleos de población, por lo que el esfuerzo del personal y la maquinaria se centró en lograr el acceso a las mismas.
En total, el área de Carreteras ha movilizado a 71 trabajadores y 31 máquinas. El resto del equipo de 400 personas desplegadas han formado parte de las brigadas de Divalterra, empresa pública del ente provincial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario