jueves, 8 de diciembre de 2016

El 'catastrazo' de Hacienda subirá el IBI en cuatro municipios

+ TURIA | Por contra, otros 14 ayuntamientos de las localidades del Turia verán disminuido este impuesto municipal
Los impuestos subirán en una cuarta parte de los ayuntamientos españoles el próximo año. Junto al incremento fiscal a empresas, tabaco y alcohol, el Gobierno aprobó el pasado sábado los coeficientes de actualización de los valores catastrales para 2.452 municipios. NOTICIA : DIARIO ABC

Si bien esta revisión la aprueba el Ejecutivo, la piden previamente los ayuntamientos correspondientes para aproximar los datos del catastro a los valores reales de mercado de los inmuebles. Según el año en que se haya hecho la anterior actualización, la revisión puede tornar en subida o bajada. En la mayor parte de los casos subirá. El «catastrazo» de 2017 se traducirá en un incremento de los valores en 1.895 localidades de toda España, lo que derivará en una subida de impuestos como el IBI o la plusvalía municipal en dichos municipios.
Una medida fiscal que afectará a algunos de los municipios de las comarcas del Turia, en algunos casos en formas de subidas y en otros de bajadas de las tasas, aunque cabe destacar que las revisiones en la mayoría de localidades supondrán una bajada en el IBI.
Así, entre los Ayuntamientos que disminuirán el Impuesto de Bienes Inmuebles, se encuentran Alcublas, Benaguasil, Casas Bajas, Casinos, Chulilla, Domeño, Gátova, Gestalgar, L´Eliana, Olocau, Sot de Chera, Titaguas, Torrebaja y Tuéjar.
En cuanto a los municipios que verán incrementado el impuesto se encuentran Bugarra, Chelva, Marines y Riba-roja de Túria.
Actualización de valoraciones
Año a año desde 2013, los Presupuestos incluyen los coeficientes para actualizar las valoraciones catastrales de los ayuntamientos que lo hayan solicitado. Como 2017 comenzará con el presupuesto prorrogado y el IBI es un impuesto que se devenga el 1 de enero de cada año, el Gobierno ha aprobado por decreto ley estas revisiones, para que entren al comenzar el ejercicio y no cuando se aprueben las nuevas cuentas, que previsiblemente será en abril.
Los consistorios que quieren revisar los valores de los inmuebles en su término municipal deben solicitarlo a la Dirección General del Catastro, dependiente del Ministerio de Hacienda, siempre que hayan transcurrido cinco años desde la anterior valoración. A los diez años pasa a ser obligatorio. Pese a ello, como calculó en 2014 el informe elaborado por el comité de expertos para la reforma fiscal, el periodo de actualización media es de 21 años.
24 millones de euros
Esta lluvia de valoraciones tendrá un impacto de 24 millones de euros, según calculó el Gobierno en el programa presupuestario prorrogado remitido a Bruselas en octubre. El pasado viernes, el ministro de Hacienda Cristóbal Montoro reseñó que la medida se adopta para ayudar a las arcas de las corporaciones locales. Lo cierto es que desde que comenzó la crisis, los ayuntamientos no han dejado de subir el IBI de una forma o de otra. La recaudación del impuesto ha crecido un 76% desde 2007 pese a que el valor de mercado de los inmuebles se ha desplomado un 30% desde entonces: si antes de la crisis ingresaba 7.267 millones, sin contar a las diputaciones forales, en 2015 llegó hasta los 12.807 millones.
Debido a ello, el IBI se ha convertido en el gran caudal de ingresos para los ayuntamientos, que se han convertido en la única administración con superávit, lo que a su vez ayuda a rebajar el dato de déficit global de cara a Bruselas, por lo que el Gobierno quiere que las corporaciones locales no pierdan ingresos.
El IBI es un impuesto contracíclico: pese a que la actividad se deprima, como grava la propiedad, sus ingresos son estables. En un país en el que el 80% de las viviendas están en régimen de propiedad, España recauda más que la media de la UE por este impuesto: un 1,2% del PIB frente al 0,8% de media en la UE de 2015.
Algo parecido ha ocurrido con la plusvalía municipal, que grava el incremento de valores en la transmisión de un inmueble: si en 2007 ingresaba 1.416 millones, a golpe de catastrazo su recaudación ha subido como la espuma y en 2015 aportó 2.439 millones a las arcas locales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario