viernes, 23 de septiembre de 2016

El Catastro detecta irregularidades fiscales en cinco municipios de la zona

+ TURIA | Se han registrado casos en Aras de los Olmos, Benagéber, Loriguilla, Pedralba y Serra
El Catastro ha detectado irregularidades en el pago de impuestos de bienes inmuebles en 70 municipios de la provincia de Valencia y está notificándolo a los propietarios, según la empresa especializada Impuestalia, que asegura haber recibido varias consultas de los afectados.
Tal como informa el diario ABC en su edición provincial, esta bolsa de fraude en los tributos pendientes de regularización se extiende, por ahora y dentro de las comarcas del Turia, a las localidades de Aras de los Olmos, Benagéber, Loriguilla, Pedralba y Serra.
En estos municipios ya han comenzado a recibir las notificaciones procedentes de la Gerencia Regional de Valencia por la detección de obras y otras alteraciones no declaradas en sus inmuebles.
Así lo informan expertos de Impuestalia, empresa especializada en la Optimización Impositiva de IBI y otros tributos asociados a la tenencia y transmisión de bienes inmuebles, a donde se han acercado ya varios contribuyentes a revisar si en sus notificaciones existen errores de valoración por parte de Catastro.
Tasa de 60 euros
Según Clementina Caballero, directora de gestión de Impuestalia, puede haber errores en las regularizaciones. Así Impuestalia estima que, al menos en el 7% de los inmuebles a los que el Catastro notifique una modificación del valor catastral por la regularización, podrían existir  errores. “El contribuyente no debería conformarse con la resolución que reciba, pero la mayoría de las veces no se sabe a dónde acudir para comprobar estos datos. Lo ideal es revisar dicha documentación para estimar si es correcta y poder constatar así si los datos de la nueva valoración están acorde con los factores y circunstancias reales de nuestro inmueble”, declara.
Las edificaciones que el Ministerio de Hacienda está rastreando con el fin que pretende esta regularización que entró en vigor en 2013 y que finalizará, tras las últimas publicaciones en el BOE, en 2017, son, entre otras, construcciones de piscinas en patios o azoteas, cerramiento de balcones, adecuación de locales, cerrar un porche o un patio interior para agrandar el salón, etc…
En términos económicos, el coste de esta regularización será una tasa de 60 euros por cada inmueble que se detecte, que se destinará a pagar los trámites administrativos que genere. Este importe se sumará al derivado del incremento por las construcciones o modificaciones no ingresadas en los años anteriores no prescritos.
Cuando el contribuyente recibe en su domicilio la notificación se le comunica la propuesta de regularización por las discrepancias detectadas y la tasa correspondiente a pagar, con atrasos y carácter retroactivo.
En la notificación se incluye un Código Seguro de Verificación (CSV) que permite consultar, a través de la Sede Electrónica del Catastro, la situación de su inmueble antes y después de la regularización, para poder ver así las discrepancias detectadas.
La reclamación por disconformidad es una de las vías posibles y sin embargo menos exploradas. El pago de estos importes se puede evitar si es erróneo, y ello consiste en la reclamación por disconformidad con esta notificación, asegura Clementina, “cuando el contribuyente recibe la notificación se pone en contacto con nosotros dentro de los primeros quince días y estudiamos su caso. Sólo cobramos nuestros honorarios si hemos conseguido ahorro para nuestro cliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario