jueves, 2 de junio de 2016

La Fundación Aguas de Valencia amplía su programa de voluntariado para recuperar la ribera del Turia

+ TURIA | Se trabajará en un área de 50.000 metros cuadrado en el río a su paso por la localidad de Manises
La Fundación Aguas de Valencia aumentará los trabajos de voluntariado para la recuperación de la biodiversidad de la ribera del río Turia en un espacio de 50.000 metros cuadrados en Manises.
En esta zona los voluntarios de la fundación desarrollarán diversas actividades que contribuirán a la mejora del espacio y la concienciación medioambiental mediante la eliminación de especies vegetales invasoras, análisis y estudio de la calidad de las aguas, repoblación con especies autóctonas, construcción de refugio para murciélagos y seguimiento de galápagos.
El presidente de la Fundación Aguas de Valencia, Eugenio Calabuig, y la directora de la Fundación Limne, Sales Tomás, han firmado un acuerdo para el aumento de las tareas de voluntariado, lo que supone ampliar esta actividad, ha informado en un comunicado.
Las actividades realizadas por los voluntarios en los últimos años han permitido la eliminación de 2.000 metros cuadrados de cañas invasoras, la plantación de más de 200 plantas helófitas y arbustivas así como la recogida de más de 800 kilos de residuos sólidos urbanos.
El propósito del acuerdo firmado por ambas fundaciones pretende que sea colaborativo dado que ya están trabajando activamente con la Fundación Oceanogràfic y Ayuntamiento de Manises, entre otros, para hacerlos partícipes de las actividades que se organicen.
En esta ocasión, la Fundación Aguas de Valencia se ha comprometido a custodiar y mejorar el estado de conservación de cinco hectáreas situadas en una zona próxima al Pozo Radial, junto a la potabilizadora de La Presa (Manises), donde se desarrolló inicialmente el proyecto.
La restauración medioambiental desarrollada conjuntamente por la Fundación Aguas de Valencia y la Fundación Limne permitirá ahorrar más de 16 millones de litros anuales gracias a la eliminación del cañaveral (Arundo donax), especie que precisa más agua que las autóctonas.
Asimismo, la recuperación de la vegetación autóctona incrementará la capacidad de depuración de las aguas, hasta alcanzar la cifra anual de 2,6 millones de litros depurados, así como la eliminación de 5.375 toneladas de fosfatos y 4.900 de amonio.



¿TE GUSTA?

No hay comentarios:

Publicar un comentario