miércoles, 8 de junio de 2016

La atalaya de los lobos ibéricos

+ TURIA | El Puntal dels Llops en Olocau es uno de los yacimientos íberos mejor conservados y estudiados de la Comunitat Valenciana
El Poblado ibérico del Puntal dels Llops es un asentamiento del siglo V a. C. ubicado una de las estribaciones meridionales de la Sierra Calderona en el término municipal de Olocau. Se encuentra situado en la cumbre de un promontorio a 427 metros sobre el nivel del mar y a más de 150 m sobre el llano, con amplia visibilidad sobre el territorio del Camp de Túria y el corredor del Barranco de Carraixet que da paso al norte.
El asentamiento ostenta una muralla y una torre que lo definen como una pequeña fortaleza de 960 metros cuadrados. Junto a otras similares formó parte del sistema defensivo y de vigilancia del territorio de la ciudad de Edeta (Llíria) y está considerado uno de los mejores ejemplos de atalaya de época ibérica. La estructura interna del poblado es sencilla y funcional: se trata de un conjunto de 17 habitaciones que se abren a una calle central que recorre longitudinalmente todo el asentamiento.
El Puntal es, en conjunto, una gran unidad doméstica en la que vivieron unas 30 personas. Los departamentos no equivalen a casas entendidas como viviendas unifamiliares porque las unidades domésticas y las actividades cotidianas, culturales, artesanales y de almacenaje están organizadas entre varios de ellos de forma complementaria. Así, algunos son espacios residenciales pero otros no. Además, en todos ellos se llevaron a cabo actividades variadas que los convierten en espacios multifuncionales.
El Puntal fue abandonado apresuradamente a finales del siglo III a. C. o principios del siglo II a. C. Incendios y derrumbes acabaron por preservar todos los objetos y estructuras. La destrucción del poblado se relaciona con los cambios territoriales y políticos que llevaron a cabo los romanos durante la conquista de la Península Ibérica y que en esta zona tuvieron como consecuencia la desmembración del sistema defensivo y territorial edetano.
Una joya íbera
El yacimiento ya fue catalogado a principios del siglo XX por el Servicio de Investigación Prehistórica (S.I.P.). Fue excavado por Helena Bonet y Consuelo Mata entre los años 1979 y 1988, con el respaldo científico y la financiación del S.I.P. Durante estas intervenciones se documentó, además de los restos del poblado ibérico, un asentamiento previo de la Edad del Bronce.
En 1988 se emprendió un proyecto pionero en la Comunidad Valenciana consistente en la consolidación de las estructuras de mampostería de los departamentos, murallas y torre, bajo la dirección del Museo de Prehistoria de Valencia y la financiación del Ministerio de Cultura y la Conselleria de Cultura, Educación y Ciencia. Desde entonces el S.I.P. lleva a cabo anualmente labores de mantenimiento y limpieza de las estructuras y los accesos.
Visitas guiadas
El poblado se puede visitar todo el año. Existe un servicio de visitas guiadas de miércoles a domingo por las mañanas (10-14h), dentro de la Ruta Ibera Valenciana. Para concertar las mismas hay que ponerse en contacto con la Oficina de Turismo de Olocau en ese mismo horario de atención. Teléfono: 672794404; Email: puntal.llops@olocau.es
https://www.facebook.com/ElPuntalDelsLlopsOlocau
Durante la Feria IBERFESTA, que a mediados de junio organiza el Ayuntamiento de Olocau en homenaje a su pasado íbero, el Puntal es uno de los grandes atractivos con visitas turísticas y teatralizadas a lo largo del fin de semana.




¿TE GUSTA?

No hay comentarios:

Publicar un comentario