martes, 5 de abril de 2016

San Antonio de Benagéber celebra este sábado su 'Día de la Independencia'

+ TURIA | Una delegación vecinal e institucional de Benagéber, en la Serranía, participará en los actos en memoria del pasado común entre ambos pueblos
El próximo sábado, 9 de abril, el Ayuntamiento de San Antonio de Benagéber en el Camp de Túria, celebrará su 'Día de la Independencia' respecto del municipio, un hecho acontecido el 8 de abril de 1997 y que cambió, a nivel municipal, la historia de la localidad.
La historia de San Antonio de Benagéber, el propio apellido lo indica, está íntimamente ligada a la población de Benagéber, en la Serranía, municipio 'desaparecido' bajo las aguas del embalse que ahora lleva su nombre y cuya población desplazada a otros núcleos de población (el actual Benagéber se ubica en un altozano cerca del pantano), momento en el que se funda este nuevo Benagéber (dependiente durante medio siglo de Paterna), ya tan lejos de los apriscos serranos.
Para conmemorar esta jornada tan especial el consistorio de San Antonio de Benagéber ha organizado diversos actos y entre ellos han querido contar con la presencia del pueblo 'fundador'. Para ello el Ayuntamiento de Benagéber donará a San Antonio un ejemplar de sabina, árbol emblema de la zona, para su plantación en la plaza del municipio del Camp de Túria, como "recuerdo del origen de sus vecinos".
Una delegación serrana acudirá a San Antonio de Benagéber para celebrar esta jornada de convivencia con aquellos vecinos que todavía quedan y que en su día formaron parte del núcleo principal. Los vecinos interesados en participar en este encuentro pueden pasar por el Ayuntamiento de Benagéber para inscribirse.
Un futuro embalsado
Durante la primera mitad del siglo XX los diferentes gobiernos de la nación apostaron por una política hidrográfica encaminada al aprovechamiento integral de los recursos de agua de las diferentes regiones. 
Una de estas medidas marcaría definitivamente el destino del pueblo de Benagéber, pues el día 6 de Abril de 1932 se firmó el Acta de inicio de las obras del Pantano, y Benagéber, firmó su "sentencia de muerte" aunque todavía tardaría unos años en desaparecer bajo las aguas del Embalse que hoy lleva su nombre, ya que la Guerra Civil retrasó las obras del mismo.
La creación de este pantano iba a tener unos efectos muy beneficiosos para la agricultura levantina, pero fue un duro golpe para los habitantes de Benagéber; los cuales, tras el sufrimiento que les había deparado la Guerra Civil, se vieron ante la necesidad de abandonar su casa, su pueblo, su cultura... y lo peor de todo sin saber donde ir. Los más privilegiados económicamente, se instalaron en los pueblos colindantes (Chelva, Sinarcas, Utiel...) y los demás quedaron a merced de lo que las autoridades competentes decidieran.
A tal efecto, el Ministerio de Agricultura llevó a cabo la compra de las fincas Masía de San Antonio y Pla del Pou, que a través del Instituto Nacional de Colonización, confeccionó 75 lotes compuestos de tierras y casa para 75 colonos.
De esta manera se creó la población del nuevo pueblo, al cual se le llamó San Antonio de Benagéber. Las dos fincas origen del pueblo de San Antonio de Benagéber estaban enclavadas entre los términos municipales de Paterna, la Pobla de Vallbona y Bétera.
Durante la primavera de 1946, cuando todavía el nuevo pueblo estaba en su primera fase de construcción, se tuvo que abandonar definitivamente el pueblo de Benagéber.




¿TE GUSTA?

No hay comentarios:

Publicar un comentario